Inicio » Relato » La Sorprendente Colección De La Chica De La Estación De Servicios

La Sorprendente Colección De La Chica De La Estación De Servicios

Esta historia les parecerá extraña pero es cierta esta muchacha de 21 años comenzaba a trabajar en una estación de servicios de gas en la zona sur no les nombrare la marca de la petrolera pero quizás algunos la conozcan estas chicas

estación de servicios

Esta historia les parecerá extraña pero es cierta esta muchacha de 21 años comenzaba a trabajar en una estación de servicios de gas en la zona sur no les nombrare la marca de la petrolera pero quizás algunos la conozcan estas chicas como todos saben usan esos pantaloncitos ajustados y bien calzados, ( eh escuchado a alguien llamarlos come trapos ) a esas colitas tan apetitosas y una remerita que parecen pintadas al cuerpo el verde y amarillo les resalta su escultura.

Comenzando con el relato les contare que mi amiga una mujer de 23 años morocha alta delgada ojos marrones pelo largo unas tetas preciosas y un culito espectacular unos años de modelo respaldan su belleza, tenia por costumbre parar en esa estación de servicio a cargarle gas a su Peugeot 205 en la espera de la carga de gas mi amiga Olga noto preocupada a la chica que la estaba atendiendo y a la cual ya había visto varias veces por lo tanto sabia su nombre Grisel, como es mi costumbre me pondré en el papel de mi amiga Olguita; pero antes les diré que Grisel es rubia delgada una cola como todas las de las chicas que se ven en las estaciones de servicios unos senos normales para una mujer de 1,68 cm de altura ojos café y una cintura que hacia resaltar mas su parte trasera.

– que te pasa Grisel

– nada es este trabajo de mierda

– eh pero por que no queres contarme

– no se en realidad es complicado

– bueno si es así no puedo distraerte de tu trabajo

– igual en un rato ya salgo

– aceptarías tomar algo, acá tenes una amiga para descargarte

– okey en un rato salgo me cambio y listo

– dale

– mira voy a unas cuadras y vuelvo

– te espero no me falles

– no quédate tranquila

Salí de la estación de servicio rumbo a un lugar mas céntrico en busca del sitio donde la llevaría, regrese en unos 10 minutos y ella aun no estaba, primero pensé que se había arrepentido y que ya se había ido pero igual espere, no mucho por que en apenas casi 10 minutos la veo venir, directo al auto sin vacilaciones abrió la puerta y subió me saludo con un beso,

– Hola acá estoy, ¿ a donde vamos ?

– mmm a tomar algo te párese, a un bar acá ah unas cuadras

– si donde quieras

Llegamos al resto bar y entramos juntas casi abrasadas nos sentamos de frente y me comenzó a contar después de pedir un cortado para ella y un capuchino para mi y unos tostados para ambas era el otoño y a pesar de ser un día cálido la noche se tornaba fría

– bueno me queres contar

– bueno si pero deja que primero te cuente algo de mi

– esta así yo te cuento de mi

– bueno ya sabes mi nombre vivo con mi mama en Lomas de Zamora

– ah yo también de este lado

– no en Cerrito 1234.

– Ah como a diez cuadras de casa yo en Niloca 4321 temperley

– Bueno el asunto es así, la estación de servicios tiene un servicio especial para clientes que lo soliciten

– Un servicio especial

– ¡si! Bueno te explico las chicas que trabajamos ahí además de despachar gas o nafta atendemos, bueno atienden enfrente a los clientes en privado entendes

– Ah es un prostíbulo

– Algo así, y como necesitaba el trabajo y ellos no tenían gente me tomaron por unos días o aceptaba el trabajo completo o me iba, así que me quedare sin trabajo en una semana por que yo en esa no la voy

– Ah muy bien me fijo si te puedo encontrar algo te aviso

– Gracias casi no me conoces y me invitas a tomar algo y me queres dar una mano

– Bueno ni que te invitara al Sheraton o te ofreciera un trabajo en una mansión

– No pero igual

– Aparte me pareces muy buena mina y no suelo equivocarme

– Bueno espero no defraudarte

Después de estar hablando por largo rato le propongo llevarla a su casa y acepta.

Al día siguiente y con el tanque de gas casi lleno me dirijo a ver a mi amiga Grisel, al llegar la noto mas preocupada que el día de ayer decido ponerle nafta para disimular y claro volver a llevarla a su casa.

ella saco mas de sus juguetes un consolador lesbico saco del mismo intrigante lugar que el anterior nos sentamos de frente penetro en mi fluyente vagina uno de los extremos y el otro en ella comenzó a frotarse en mi al cavo de unos minutos sentí que volvía a irme la abrase como pude y acabamos juntas caí en la cama molida por el gran esfuerzo pero no resistí la tentación y mire de donde sacaba esos juguetitos y encontré mas

Al llegar casi en lagrimas me abrasa y no supe que hacer apenas atine a preguntar que le pasaba, me contó que un cliente le había pedido un servicio extra y ella le dijo que no estaba en ese rubro a lo que el tipo contesto que todas las putitas de la estación estaban a su disposición por que el ponía la platita y se cojia a la que quería, ella insistió en lo mismo y se retiro llorando al baño al rato salió solo a esperarme a mi.

– Necesito el trabajo

– Pero a ese costo vale la pena ?

– No jamás lo haría

– Si se que no sos una puta para rebajarte a eso

– Si pero no solo eso

– No que entonces

– Ahí no se como decirte

– Decirme que

– Que no me gustan los hombres

– Lo supuse

– Como lo supusiste

– Si vi como me mirabas

– Ahí que vergüenza

– No te preocupes yo también soy les

– Te gustan las chicas ?

– Si, me gustas mucho

– Vos también

– Tengo tu solución

– Mi solución a que

– A seguir trabajando por unos días aunque sea

– Ah si como si no me encamo con uno hoy me rajan

– Con uno ?

– No puede ser con dos o tres si queres.

– No, no a eso no me refiero

– Entonces explícate

– A uno no a una

– No espera, entendiste mal

– No

– Si, me gustan las chicas, pero no por eso voy a estar acostándome con la mina que se me arrime

– Ahí gracias

– No me refería a vos en especial

– Si ya se aparte yo solo te propongo que conversemos un rato juntas

– Como

– Claro yo te pago y cruzamos juntas

– Y así algunos días hasta encontrar algo

– No como vas a hacer eso darme plata por nada

– No por nada no por una amiga

– Gracias

– Bueno y que esperas acá tenes una clienta

– Que le digo

– Decile que lo tuyo son las mujeres y que vas a atender a las clientas que pidan servicios especiales

– Estas loca

– No yo te dejo algo de plata después me la devolves

– Gracias

– Anda decile que yo quiero tus servicios

Grisel se dirigió al jefe de playa y le dijo que tenia un cliente

– viste que te gustaba putita

– no soy ninguna puta.

– No claro ahora te va a coger quien

– Una clienta

– Una queeeeeee.

– Una chica, a mi me gustan las chicas y al hijo de puta de tu patrón solo le interesa la plata

– Si seguro

– Entonces quien me coja, si paga no le tiene que interesar

– Mira vos acabas de abrir un nuevo rubro me gusta.

– Y dale q después de la mina esta me quiero ir

– Toma la llave coje un rato trola y pícatelas

Se acerco a mi me tomo de la mano y cruzamos la calle mis compañeras de playa se me quedaron mirando y mas de una se sonrío, entramos a una de las habitaciones y charlamos un rato aprovecho el tiempo y se baño yo solo moje mi cabeza para disimular quedamos que la esperaría en la otra cuadra como en 10 minutos o 15, calzada en una minifalda negra y una remera mas que escotada y ajustada remerita blanca se dirigió a la oficina, ella entrego mi paga y se apronto a irse, en el camino una de sus compañeras detuvo su marcha e inquieta le pregunto esa flaca te cojiste Y le contesto que si, que le gustaban las mujeres y si le interesaba estar con ella y con un empujón la separo Salí trola.

La espere a dos cuadras, repitió lo de el día anterior con la diferencia que sin pensarlo me beso en la boca fue instintivo ni noto lo que había hecho, la invite a comer.

– Vamos a cenar Gri

– No vas a seguir gastando plata la que te tiene que invitar soy yo

– No vos necesitas la plata dale vamos

– No pero

– No que después que me partiste la boca de un beso te haces rogar

– Queeee, que beso

– Cuando subiste, acaso no me besaste en los labios

– Yo hice eso?

– Si mi amor

– Uhi que vergüenza

– Vergüenza por que

– Por lo que hice

– Si lo hiciste fue por que tenias intenciones de hacerlo

Bueno si en cierto modo si

Me dirigí a un restaurante muy paquete de la zona de Lanus en busca de nuestra cena, comimos y tomamos por demás estábamos mas que alegres salimos para el auto sin antes pasar por un quiosco por algunas golosinas, ya casi llegando a su casa me dice que su madre hoy no regresaría, que me invitaba a tomar un café con una copita de licor.

Bajamos del auto tambaleantes no podías tenernos en pie, las rizas se escuchaban a un par de cuadras, entre a su casa casi dispuesta a quedarme a dormir, fue a la cocina a preparar los café mientras ponía azúcar al café la tome por la espalda y le bese el cuello ella inmutable, dura pero deseosa que siguiera, metí mi mano por debajo de su falda, apenas un hilo dental cubría sus partes, la note mojada, y no espere en usurparla con uno de mis dedos, suspiro cerro los ojos y separo sus piernas para que pueda propinarle unos deliciosos placeres femeninos, apago el fuego de la pava que iban a ser nuestros café y tomándome de la mano me arrastro a una pieza, en el camino a la habitación tomo una botella de licor de chocolate y un par de copitas de licor me sentó en la cama, brindamos con el licor y en un par de minutos me empuja me hace recostar e instintivamente abro las piernas me quita la tanguita negra que llevaba súper mojada y comienza a saborear mis jugos su lengüita recorre mi chuchi sedienta de sexo sus dedos me penetran y estimulan mi clítoris comienzo con mis gemidos hacia mas de seis meses que no tenia sexo y mi desesperación aumentaba ella tenia mas tiempo que yo sin disfrutar de pasiones carnales como las que estábamos teniendo, mi cuerpo elevaba su temperatura y el roce con su piel nuestros senos refregándose su labios con la humedad exacta me tenían a full se cortaba mi respiración tenia a la mujer con quien venia soñando estos últimos días la misma que me venia sacando sus piro en cada saludo cuando iba a verla casi todas las tardes a esa estación de servicios, no pude soportar tanto placer, mi cintura se contorsionaba mordía mis labios de desesperación esa chica estaba sacando mis mejores respuestas, me incorpore acaricie su espalda recorrí su rubia cabellera hasta encontrar su colita de mujer perfecta me detuve en sus nalgas tan suaves tan dulces la acerque a mi y la bese como si fuera a comerla, beso mis pezones mientras me penetraba el culito muy delicadamente con sus deditos pellizcaba mis pezones y yo quede quieta disfrutando de lo que me estaba dando esa preciosura mis pezones se endurecían mas y mas y yo pedía que no se detuviera que no parara su lengüita recorrió mi vientre y caí tendida en su cama besaba y chupaba cada centímetro de mi cuerpo la sensibilidad de mi ombligo me llevo a la sima llego nuevamente a mi clítoris y un largo orgasmo salió de mi interior se subió en mi y apoyo su conchita en mi cara sus labios vaginales mojaron mis labios bucales e intercambiaron flujos era mi turno de hacerla volar metí mi lengüita en su raja y compartimos un riquísimo intercambio de sabores levanto mis piernas y las separo mas y de no se donde saco un encantador juguetito que termino en mi chuchi vibrando y haciéndome vibrar apreté sus nalgas y me ahogue en sus jugos que ya eran intensos comenzó a gemir como yo lo hacia hace unos minutos mejor dicho como lo estaba haciendo en ese mismo instante mi cordura me abandonaba y mis gritos retumbaban la casa estaba disfrutando de algo maravilloso me estaba enamorando sabia que no era solo sexo y que ella confiaba en mi sentí sus grititos mas intensos y la invadí con mis deditos hasta hacerla acabar en el momento mas sublime de ella retiro el consolador de mi conchita y lo coló en mi culito un suspiro y un corto hay salio de mi boca

Le pedí que sus deditos siguieran en mi y que no dejara de jugar con su lengüita estaba por llegar nuevamente mi colita traspiraba placer y néctar se esparcía sobre sus labios endulzando mas esa boquita sedienta de placer nuestros deseos fueron aumentando y ella saco mas de sus juguetes un consolador lesbico saco del mismo intrigante lugar que el anterior nos sentamos de frente penetro en mi fluyente vagina uno de los extremos y el otro en ella comenzó a frotarse en mi al cavo de unos minutos sentí que volvía a irme la abrase como pude y acabamos juntas caí en la cama molida por el gran esfuerzo pero no resistí la tentación y mire de donde sacaba esos juguetitos y encontré mas,

– Hay párese que estabas sola pero que te consolabas bien

– Mmm si muy bien

– Así que resultaste una experta en juguetitos

– Tanto tampoco

– Pero tenes una colección

– Pasa que una amiga vende

– Ah y vos se los probas

– No tonta

– Ah pensé que le hacías el control de calidad

– JA JA

Encontré otro de doble penetración y me tente en usarlo en ella, la penetre muy duro pero su humedad no dejo notar eso y le fue entrando sin ninguna dificultad, se acomodo como para que se le fuera deslizando sin ningún inconveniente la menee por un rato mientras estaba tirada en la cama baje a su clítoris hasta emparejar las cosas y hacerla acabar por segunda vez, luego la abracé y me quede dormida nos despertamos como al medio día con miles de mensajes en mi celu y otros en el de ella desayunamos salimos a almorzar y nos olvidamos de todo por lo menos hasta el día siguiente donde tuvimos que dar muchas explicaciones.

La señorita misteriosa

Cuéntanos que te pareció
160
2 Comentarios
  1. Muy buen relato conozco esa estación de servicios .

    Reply
  2. Gracias Manu x lo q veo pudiste entrar Bcitos .

    Reply

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar