experimentado el dominar
Mi experiencia como sumisa . chat erotico

¿Cuáles son las razones del el chat erótico de las casadas

Ya que había experimentado el dominar de forma sutil y me había gustado mucho, pero era el momento de buscar un amo que me dominaran un poco y así fue decidí buscar por Internet (chat erotico) como acostumbraba para conocer un poco más sobre amos,  amas y sumisos o sumisas y en la página que buscaba encontré un hombre muy interesante de barba y ojos oscuros que hacían juego con su piel blanca era muy atractivo para ser un chico de un chat erótico  así que decidí enviarle una solicitud de amistad para charlar un poco.
En cuestión de unas horas tuve su respuesta lo salude y le pregunte si podía enseñarme un poco más de este estilo de vida y si me aceptaría como sumisa a lo que el respondió que si y que tendría que observar en una primera cita como me portaba todo esto atraves del chat erotico de sexy relato 

Tuve que salir del carro para organizarme algo… había perdido la noción de donde estaba y no encontraba mis pantys. El olía a mi, me acerqué a besarlo antes de salir de ese lugar y mi placer estaba repartido por su barba.

Yo estaba muy ansiosa el me recogería y llego a mi apartamento baje y me subí a su carro mientras hablábamos me explico como seria nuestro rol de amo y sumisa yo decidí aceptar y en ese momento solo me dio un beso pensé por un momento que nos despediríamos sin tener más intimidad porque no había mucho tiempo, así que me preguntó que si me apetecía que lleváramos el carro a un lugar oscuro que había por allí cerca y le dije que sí, deseaba sentirlo.

Metió el carro, cerró las puertas y quedó todo a oscuras, solamente se veían las luces de la radio para alumbrar lo que iba a suceder. el no volvió a entrar en el coche, abrió mi puerta, me ayudó a echar mi asiento hacia atrás, levantó mi falda y me quitó los pantys diciendo que permaneciera abierta para él. Tan abierta estaba que el simple roce del aire ya me producía placer y esperar que asomaran sus barbas me excitaba tanto que temía mojar la tapicería del carro. Notaba como mis fluidos resbalaban por mi ano y recibí un par de manotazos en mi clítoris, no muy fuertes, pero sorprendentes mientras con la otra mano apretaba levemente mi cuello y me susurraba que era su perrita. Acercó su boca a mi vagina, lamiéndolo, lentamente, su lengua apretaba mi clítoris y lo acariciaba suavemente, alternaba sus movimientos para volverme loca de placer.

Gemía, me retorcía, mi respiración se aceleraba por momentos y cuando estaba a punto de correrme con su lengua me ordenó que le comiera la polla. “Cómete tu verga” y yo, mojada, me incorporé y saqué mi cabeza hacia afuera del carro, él estaba de pie con la verga dura, esperando que me la metiera en la boca y con mis piernas completamente abiertas me introduje toda su verga en la boca, disfrutándola, lamiéndola, chupándola, notando como llenaba todo el hueco haciendo que gimiera del gusto. Rápido, lento, la saco de mi boca, la lamo con la lengua desde los huevos hasta el glande, por la izquierda, por la derecha… me recreo en ella, me encanta recrearme y dar placer. Hmmm, cuando decido dejar de chupársela vuelvo a recostarme en el asiento del coche mientras él acerca su mano a mi coño y vuelve a palmearlo con fuerza… mmmm me gusta, me ofrece un placer que no había experimentado nunca. El primer toqueteo , sorprende, el segundo revoluciona, el tercero excita y cuando dejas de sentirlos…

tu clítoris los necesita y todo lo que siente después lo hace con más intensidad.

Metió sus dedos hasta el fondo, hasta que no tenía más dedos para meter mientras acercaba su lengua… ufff como me pone que me lo chupen y me metan los dedos a la vez. Lo estaba gozando, me encantaba retorcerme con sus dedos dentro, chorreando, sintiendo como le empapaba su mano… la sacó y siguió con su lengua recorriendo toda mi entrepierna, hasta que alcancé un orgasmo muy escandaloso, sin apenas moverme para que su lengua siguiera en el sitio exacto que había hecho que me volviera loca de placer.

Tuve que salir del carro para organizarme algo… había perdido la noción de donde estaba y no encontraba mis pantys. El olía a mi, me acerqué a besarlo antes de salir de ese lugar y mi placer estaba repartido por su barba. Antes de despedirnos me comunicó que en nuestra próxima cita iba a traerme un collar. Mi Amo me iba a comprar mi collar de sumisa.
En nuestra próxima cita me lo va a poner…. me sentiré diferente? cambiará en algo mi percepción del sexo con él por el hecho de llevar un collar, qué significa, que acepto ser su sumisa?

Cuéntanos que te pareció
190

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar