cosas extrañas

Hay cosas extrañas que solo suceden una vez en la vida y esta creo que es una de esas veces jamás me hubiese imagino que me pudiera pasar esto,me paso ya hace bastantes años, eran las 15 hs de un sábado de Agosto y en casa recibo una llamada telefónica era la madre de una de las amigas de mi hija menor preguntándome si yo las traería a las nenas de un cumpleaños de 15, le dije que no sabia nada pero que no tendría problemas en hacerlo que me avisará a que hora debería ir por ellas, como a las 18hs vuelven a llamar era Ornella la amiga de mi hija menor Stella para saber si ya había salido para su casa, le dije que si pero que antes pasaría por un vestido para la fiesta, me agradeció y me dijo que la fiesta terminaría a las 6 hs.
Estaba algo cansado y como nunca me acosté a las 20,30 hs para levantarme después de una mini siesta de una hora, pero decidí seguir, a las 5,30 hs suena el despertador y después de unas cuantas vueltas salgo a buscarlas el salón se encontraba a unas 10 cuadras pero antes de volver a casa debía llevar a Ornella a su casa y después a otra de sus amigas Agustina una morochita de pelo largo, labios ardientes y de hasta donde se 16 años era la mayor de las tres traía un vestido muy corto azul, fue la que se sentó en la parte delantera del auto mientras que Ornella y mi hija lo hicieron en la parte trasera, las tres un poco tomadas, casi al instante de subir al auto se quedan dormidas después de unos minutos de viaje llegamos a lo de Ornella la despierto y se baja espero a que entre y cuando giro para volver a salir veo a Agus de bellos labios con su vestido mas arriba de lo común y dejaba ver su tanga blanca el tener las piernas recojidas sobre el asiento hacia que se le viera todo.

seguí con mi jueguito hasta hacerla explotar sus gemidos aumentaban al igual que su volumen y la única manera que tuve para detenerla fue besarla, aun tenia el sabor de mi semen en su boca pero no me importo ella me había echo disfrutar con la mamada que me había dado yo debía devolverle ese placer

No niego que me la quede mirando muy tentado de acariciarle su entrepierna pero me contuve y solo atine a acomodarle el vestido, no se que pudo pensar ella y menos si el que se lo estaba haciendo era yo cuando toque su vestido tomo mi mano y la llevo a su entrepierna, la froto en ella y no pude resistirme a acariciarla con la primera caricia empezaron los suspiros separo las piernas para darme mejor acceso a su conchita, comencé acariciándola por encima de su tanga después de correrla, toque su cuerpo, note lo mojada que estaba abrió sus ojos y me quedo mirando tomo mi miembro y empezó a acariciarlo, mis dedos recorrían su vulva muy lentamente y poco a poco la iba penetrando ella seguía masturbándome la bese acaricie con mi otra mano sus senos, mi hija seguía dormida en el asiento trasero sin darse cuenta de nada, después de besar sus tetas se inclino bajando hasta mi verga comenzó a darme una buena mamada, yo sin detener mi trabajo, Agus gozaba con mis deditos que cada vez entraban mas profundo, sus labios eran una dulzura, su lengüita me estaba enloqueciendo la putita lo estaba haciendo muy bien estaba por venirme y ella comenzaba con sus espasmos pero no se detenía y seguía engulléndose mi verga hasta hacerme acabar, siguió chupándomela hasta terminar con la ultima gota, yo con unas ganas de sentarla encima y darle una buena cojida, se incorporo y se apoyó contra el asiento, seguí con mi jueguito hasta hacerla explotar sus gemidos aumentaban al igual que su volumen y la única manera que tuve para detenerla fue besarla, aun tenia el sabor de mi semen en sus labios pero no me importo ella me había echo disfrutar con la mamada que me había dado yo debía devolverle ese placer me era imposible llevar mis labios a su entrepierna así que seguí besándola mientras mis deditos producían un tembloroso orgasmo, cuando sus bruscos movimientos fueron disminuyendo me detuve primero mis dedos después deje de besarla me miro se sonrió acomodo su vestido y se bajo apresuradamente al llegar a la puerta de su casa toco el timbre y salió su madre, me saludo con la mano desde el portal, su hija me lanzaba un beso y pasaba su lengua por su labio superior se cerro la puerta y yo volví a casa con mi hija solo pasaron unas horas de esto y no se si continúe de alguna manera, yo no tengo su teléfono ni como comunicarme con ella mas que ir a buscarla a su casa cosa que seguramente no haré, así que solo me queda esperar que haga ella.

La Señorita Misteriosa

Cuéntanos que te pareció
90

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar