Inicio » Relato » Fantasías Sexuales II (Mary También Se Prostituye)

Fantasías Sexuales II (Mary También Se Prostituye)

fantasia sexual

Bueno para empezar les digo a mis lectores que estos relatos que encontraran bajo la categoría de fantasías con el titulo de fantasías sexuales no son verídicos solo las propuestas realizadas y parte de la historia es real y que por razones que no vamos a enumerar no se hicieron realidad , así que son solo historias reales con un final inventado solo para ustedes bcitos que lo disfruten.
En este segundo relatos tendremos a Mariela recibiendo una propuesta poco común pero dejemos que ella nos cuente.
Para ir a trabajar después de un colectivo que me lleva a la estación me tomo el tren por cuatro estaciones, por lo común somos los mismos los que a la misma hora tomamos el tren es la hora en que todos salimos a trabajar y mas de algún aprovechador utiliza la cantidad de gente que viaja para apoyar a alguna chica, bueno yo también eh sido victima de cosas como esos un día después de soportar que durante algunos días un muchacho de unos 20 años de mediana altura atractivo pero normal me venga apoyando su notoria verga en mi culo, y sinceramente me daba mas vergüenza decirle que no me moleste y salga de atrás a que siga apoyándome, al tercer día de que me venga apoyando bien notoriamente decido refregar mi cola en su miembro para hacerlo desear mas pero fui notando que al mismo tiempo que yo hacia eso tenia mas ganas de sentir su pija en mi colita, cuando me estaba por bajar siento su mano entrar desde atrás en mi entrepierna y me extremesi hacia mas de un año que no sentía que un hombre me tocara me di vuelta lo mire y baje.

necesitaba mas que ser apoyada necesitaba ser penetrada, tener un hombre dentro mío pero no podía dejar que lo notara, desplazo su mano hacia mi conchita y por arriba del pantalón me la empezó a acariciar tape su mano con mi bolso para que nadie viera que era lo que me estaba dando felicidad

Al día siguiente espere con ansias la apoyada de cada día y espere ver a que mas se animaba se me acerco y me dijo si aceptaba $ 50 para dejarme apoyar y meterme mano casi no lo pensé las ganas de que me tocara desbordaban mi ser y apoyarme lo venia haciendo a diario así que acepte yo llevaba puestos unos pantalones de joggin muy ajustados al cuerpo para notar bien lo que me apoyaran, el llevaba unos pantalones de la misma tela que yo al momento de apoyarme note que traía algo interesante, que calzaba bien, me había colocado en el extremo del vagón para no ser demasiado evidente, me tomo de la cintura desde atrás y me llevo hacia el de apoco lo interesante que traía fue incrementando y el movimiento del tren despertaron mis instintos de mujer, necesitaba mas que ser apoyada necesitaba ser penetrada, tener un hombre dentro mío pero no podía dejar que lo notara, desplazo su mano hacia mi conchita y por arriba del pantalón me la empezó a acariciar tape su mano con mi bolso para que nadie viera que era lo que me estaba dando felicidad el lo noto enseguida y sus deditos casi perforan la suave tela de mi pantalón mi excitación aumentaba no podía dejar todo así, decidí seguir y no baje en la estación que debía hacerlo, el muchacho no pudo esperar y sabiendo que ya debía haber bajado me dijo ¿ te gusta putita no ? e intento meter su mano por dentro del pantalón cosa que no deje, volvió sobre mi entrepierna por sobre el pantalón y me hace una nueva propuesta – me quedan cien seguimos hasta constitución (que es la terminal ) pagamos el hotel y lo que queda es tuyo, intento meter nuevamente su mano entre mis ropas y no di resistencias unos segundos después recibía sus dedos en mi chuchi que los venia esperando, hay putita que mojadita que estas me paréese que vos tenes mas ganas que yo de coger, si seguía así no podría esperar aparte notaria mi desesperación, giro hacia el obligándolo a sacar su mano lo miro fijo y le digo, ya casi llegamos así que aguanta, coger me vas a coger pero se hace lo que yo quiera y como quiera; dame tus cien que yo pago y mas de una hora no me quedo, saca la plata de su billetera mientras caminábamos por el anden y me la da, fuimos hasta un hotel a unas cuadras de la terminal para que nadie me viera.

yo seguía excitada quería mas y mas, el noto eso y solo pudo ofrecerme estimular mi clítoris con su lengua y penetrarme con sus deditos su lengua producía espasmos en mi, mi locura se agravaba y mi orgasmo estaba por llegar, gemí como una puta grite desesperada cuando llego mi orgasmo las piernas me temblaban y si no fuera por que me encontraba en la cama hubiese caído de rodillas al piso

Entramos, pago y me quedo con mi paga, digo con el vuelto ya en el ascensor fui abordada por el pero me hice rogar ya no estaba tan caliente como unos minutos antes como para no pensar la iniciativa en todo debía ser mía llegamos a la habitación e intenta besarme espera le digo los besos guárdalos para tu novia chupame lo que quieras cojéeme la conchita pero los besitos en la boca para tu noviecita me puso de espaldas metió su mano y continuo como si siguiéramos en el tren me fui sacando la ropa un pulóver una camisa y mis pechos cautivaron su mirada los estrujo como si los exprimiera saco mi sostén, me senté en la cama y yo baje mi pantalón mientras el hacia lo mismo con el suyo y con su slip, su verga quedo justo en mi cara tome coraje e hice algo que no tenia pensado me la coloque en la boca y se la empecé a mamar – veo que sos mas putita de lo que pensaba no quise esperar mucho tiempo y me recuesto en la cama diciéndole que era su turno de deleitarme y verdaderamente lo hizo, solamente Ceci me había hecho gozar mas que el, mi botoncito era un manjar para sus lengüetazos y mi vagina dejaba escapar los mas dulces jugos, estaba casi por acabar y era el momento en que debía ser penetrada levanta mis piernas después de ponerse un profiláctico; mi argollita es invadida después de mas de un año otra vez por un hombre que rico que se sentía necesitaba una buena cogida sentir una pija en mi y me estaba animando a todo estaba en mi éxtasis cuando intenta ponérmela por el culito, mi temperatura pedía a gritos que me lo hiciera pero mi mente se rehusó lo detuve en el preciso momento en que se preparaba para entrar, su cabeza ya estaba abriendo mi esfimere cuando me despegue sin decirle nada, cogió mi conchita muy suavemente acelerando su ritmo hasta acabar en mi, nos fuimos juntos y seguía con ganas volví a tomar la iniciativa se acostó, subí sobre el y comencé a cabalgarlo hasta hacerlo llegar por segunda vez mi cuerpo pedía mas y la partida que había pensado que fuera antes de la hora se fue estirando su miembro ya no tenia que dar y yo seguía excitada quería mas y mas, el noto eso y solo pudo ofrecerme estimular mi clítoris con su lengua y penetrarme con sus deditos su lengua producía espasmos en mi, mi locura se agravaba y mi orgasmo estaba por llegar, gemí como una puta grite desesperada cuando llego mi orgasmo las piernas me temblaban y si no fuera por que me encontraba en la cama hubiese caído de rodillas al piso después de unos minutos tome un baño para despejarme llame a la butic para avisar que me había quedado dormida que en 30 minutos llegaría, salimos del hotel y me dirigí al tren para ir a mi trabajo busque el tren mas lleno subí en el y me pare delante de un hombre con un muy prometedor bulto y deje que me apoyara mmm me paréese que mi temperatura esta volviendo a subir, que ganas de volver a pasarme de estación que tengo.

La señorita misteriosa.

Cuéntanos que te pareció
190

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar