Inicio » Relato » Cybersexo con mi pareja

Cybersexo con mi pareja

Cybersexo

Cybersexo con mi pareja a la distancia

Hace unos meses, cuando Paco estaba en el extranjero por trabajo, me encontré acostado en la cama así me ocurrió tener  cybersexo con Paco, sola y extremadamente cachonda. Es cierto que Paco me folló mucho antes de irse, pero fue hace cuatro días … y yo, después de todo, al menos estaba cachondo Una vez al día, todo lo que podía hacer era masturbarme.

Me di una ducha caliente, calmando mi cuerpo. Luego me quedé desnuda en el baño y miré mi reflejo en el espejo. “Me veo mal …”, pensé para mí misma. No hace mucho, me recorté un poco el cabello y lo coloreé con el tono miel. El peinado me quedaba bien. Mis pestañas son largas y bien cuidadas. Mi estomago esta completamente plano. Mis senos son relativamente pequeños, pero gracias a eso, también erguidos. Mis caderas son estrechas y mis nalgas son redondas, aunque no demasiado prominentes. Me veo haciendo ejercicio regularmente, y obviamente me cuido. Moví mi mano desde los senos hasta el estómago, y desde allí hasta las piernas, acariciando la línea del vello que había crecido allí desde mi último afeitado.y decidí que también quería tener bien suave mi vagina.

Llené el fregadero con agua, cubrí mi vello púbico con la crema de afeitar de Paco y con su cuchillo comencé a eliminar todo el vello que se había acumulado entre mis piernas. Primero arriba, sobre la vulva, y luego a su alrededor. Con ese fin, me senté en el borde de la bañera y separe las piernas. Este acto de abrir ampliamente  las piernas siempre me pone cachonda. Se siente como una preparación para el sexo, como una invitación a que un macho se meta dentro de mía. Por supuesto, durante el proceso de afeitado, tuve que tocar mi coño, y mis dedos también hicieron contacto con mi clítoris, que ya empezó a sentirse apasionado.

Cuando terminé de afeitarme, examiné mi trabajo y disfruté mucho el aspecto de mis genitales desnudos. “Mmm … a Paco le encantaría …”, pensé, y entonces se me ocurrió la idea de que no había razón para no compartir mi vulva reluciente en este momento. Fui a la habitación, y con el teléfono celular tomé , algunas fotos, cerradas y abiertas de piernas , y se lo envié a Paco.
Unos minutos más tarde, recibí de el un  “¡Guau!” Acompañado de imágenes de su polla, de pie y grande. Muero por la polla de Paco … él sabe cómo follarme duro y bien en todos los agujeros, ¡y no excite para el como dejarme salir de la cama después de una cogida sin haber terminado al menos dos veces!

“Imagina lo que te haría si estuviera a tu lado ahora”, me escribió Paco.

“Me voy a la cama para pensarlo y me masturbo mientras tu te lo imaginas”, respondí. Y eso es exactamente lo que hice. Me acosté en la cama desnuda, me abrí de piernas y comencé a frotarme el coño. El énfasis, por supuesto, estaba en mi clítoris erecto, pero sentí que también necesitaba algo dentro. Así que saqué la cómoda el consolador que Paco una vez me compró, y de un envión  me lo metí entero en el coño . yo todo ese acto lo filmé y se lo envié a Paco. Esta vez no me envió una respuesta por escrito, sino que me llamó para hacer una desmeollada mientras me masturbaba.

Paco estaba desnudo, en lo que parecía un sofá en su habitación de hotel. “Por suerte no me pillaste fuera”, sonrió a la cámara. “De lo contrario, estaba realmente en problemas. Y pude tomar mi polla tan pronto como me enviaste la foto de tu coño afeitado. ¡Vamos a tocarnos juntos!”

Ambos colocamos los teléfonos en ángulos que ocupan todo el cuerpo. Vi la gran polla de Paco erguida y roja, y Paco ya estaba frotando vigorosamente. “Te extraño, sabes …”

“Yo también te extraño.” , le respondi

Empujé el consolador dentro de mi coño más profundo y comencé a follarme con fuerza, con mis dedos masajeando el clítoris, y todo el tiempo si quitar los ojos de Paco y su polla. “¡Si estuviera a tu lado, te follaría muy, muy duro ahora! ¡Estoy tan cachonda!” Paco jadeó frente a mí en la cámara. Fue tan estimulante verlo masturbarse conmigo que no pude evitarlo y tuve que explotar en mi orgasmo. “¡Voy a acabar!” Grité, y luego estalle muy fuerte, dejando que todo mi cuerpo se liberara y disfrutara del orgasmo.

Paco no había terminado, aunque obviamente era muy especial. Decidí consentirlo con un pequeño “espectáculo”, así que levanté las piernas, puse una almohada debajo y expuse mi entrepierna. “¿Quieres ver el consolador entrar allí también? ..” Le pregunté a Paco con una voz seductora. “¡Por supuesto!” respondió. Así que me puse el consolador en la boca para humedecerlo con mi saliva, y luego comencé a insertarlo en mi trasero. Nos encanta el sexo anal  y también me encanta que me folle fuerte por ahí. Por eso Paco me compró el consolador; Tener algo que insertar en el agujero libre, con Paco follándome duro en uno de mis dos agujeros.

Cuando el dildo estaba ya dentro de mí, comencé a follarme el culo con fuerza ,me froté el clítoris de nuevo, y pronto estuve a punto de acabar de nuevo. Empujé el consolador aún más profundamente en mi trasero, gimiendo ruidosamente. “Voy a terminar de nuevo … ¡y quiero que te arrojes a chorros mientras termino!”, Le dije a Paco. “Está bien”, me respondió. “Estoy listo”.

Me corrí, gimiendo de placer. mientras seguía follándome en el agujero dentro y fuera con todas mis fuerzas. Estaba enfocada en la polla de Paco, y el  estaba centrada en mi coño y culo. Vi su barriga levantarse y de repente su polla comenzó a arrojar grandes paquetes de semen. Estaba claramente disfrutando de sus chorros, lo que supongo que era aún más fuerte porque estaba muy estimulado al verme empujar el consolador profundamente en mi trasero.

Otro dia les cuento lo que paso al volver Paco… 

Si te gusto este relato sexy dejar tu comentario en la casilla de comentarios o en FacebookInstagram y Twitter.

 

Cuéntanos que te pareció
0 0

Dejar un Comentario

Tu direccion de correo no se publicara. Campo obligatorio *

Puedes usar HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Reportar problema en este relato.
- No, Gracias



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar