Inicio » Relato » Castillo profundo

Castillo profundo

Me gusta ver, cómo te quitas las bragas no es de una forma lenta, como tu mano se desliza porque tardan en bajar, de tus largas piernas

largas piernas

En el anochecer, me gusta ver, cómo te quitas las bragas

no es de una forma lenta, como tu mano se desliza con ellas

es porque tardan en bajar, de tus largas piernas

tan pequeñas las bragas y tu tan escultural, como un castillo

tarda el diminuto tanga, en llegar a tus tacones

como si el tanga y los tacones, se hicieran los remolones

los dos son confidentes, saben que yo, ya estoy dispuesto

dispuesto a separarte, ya esas largas piernas

que, a la luz de las velas, sensuales y tan doradas brillan

tan esbeltas, ya más relajadas y un poco entreabiertas

bajando ya la guardia, de su humedecida puerta

poseo la llave, que da entrada, a ese espectacular castillo

y escalar hasta los solidos y duros torreones de tus pezones

que son escalados, con mis manos y tomados por mis lamidos

a la vez que penetro en tu interior, traspasándolo

en ese atardecer, que te rendiste a mi “duro” acoso de gozo

por las fuertes y repetidas embestidas ,de mi “gran poder”

fue tomado tu castillo y será siempre tomado, por tu amo y señor

aunque te revuelvas y opongas la mas feroz resistencia

serás doblegada, como un castillo de arena, e inundada de mi

hasta que tú, ya cansada, te arrodilles ante tu amo y te someta

te someterás, a su aparato de guerra, que te castiga y te encela

que te da placer y que buscarás todos los días, guerra

tu señor te someterá y te encadenará, serás prisionera a su antojo

y en las mazmorras, te castigará como una zorra, al anochecer

te azotará y regará tu rostro, de ese líquido caliente y blanco

nos oyen las paredes de piedra, tanto placer, siempre al anochecer.

Más al alba de un nuevo día, me postro a los pies de mi señora

elegante, radiante y bella, regia como sus torres y sus almenas

tan femenina, tan señora, siempre vestida de sensual seda

escultural castillo, donde ondean al aire, sus cabellos por bandera

dueña y señora de todas mis tierras y donde su vista alcanza

¡! Buenos días majestad¡! ¿Ha dormido bien?

Francisco

Deja tu comentario en la casilla de comentarios o síguenos en FacebookInstagram y Twitter  

Cuéntanos que te pareció
00
1 Comentario
  1. Me siento muy identificada con este relato

    Reply

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar