Inicio » Relato » Sexo con un Hombre Casado
Sexo con un Hombre Casado
Sexo con un Hombre Casado confesiones calientes, Extraños, Fantasia, Fiesta, historias de sexo, Lesbianas, Ocasional, Relato, Sexo, sexy relatos gay

Tengo la imperante necesidad de contar mi deliciosa experiencia con un hombre casado, desde un comienzo me dijo que se iba a separar que no quería estar más con su esposa y que le encantaría salir conmigo, una frase mas trillada yo de hecho ya sabia que esto de la separación no iba a suceder pero decidí seguirle el jueguito y me invitó a cenar un viernes en la noche, me vestí con un jean negro que me forraba el trasero bien rico, unas tanguitas negras de encaje con una perla en frente un bra rosa con negro y una blusita vaporosa.

seguí mamandoselo cuando de repente tomó mi cabeza con sus manos y me penetró la boca tan rico que llegaba a la garganta, me dijo sutilmente con palabras entrecortadas “estoy que me vengo” yo se lo chupé con más fuerza ahí su respiración se tornó más fuerte y rápida y me pregunto si me lo podía dar en la boca, a lo cual gustosamente respondí asintiendo con la cabeza que si y me lo metió con rapidez y se lo chupe todo hasta sentir su lechita calientica en mi boca

Salí a vernos me subí en ese carro con tanta seguridad que lo vi temblar al verme, me llevo al restaurante y se insinuaba en sus comentarios, si se diera cuenta que ya estaba caliente desde que me puse la ropa interior, en el restaurante me tocaba las piernas y me miraba los senos yo solo comía y me imaginaba teniendo sexo con el, terminamos de cenar y pedí un vino pero tal vez esa fue una mala idea, creo que me calienta más tomar vino, me sentía hirviendo el me contaba de su trabajo y yo con esas ganas de callarlo a besos, salimos del restaurante, nos subimos al carro y el me puso el cinturón de seguridad ahí me tocó los senos suavemente y dejo sus manos cerca a mi cadera, ahí nos besamos con tanta pasión que nos empezamos a mover delicioso, metió sus manos en mi pantalón y agarro mis nalgas de una vez levantándome con fuerza, que calentura, la nuestra me dijo que si quería amanecer con el yo por solo morbo le pregunte por su mujer y me dijo que no iba a saber nada que el había quedado en salir con unos amigos, dentro de mi dije, me lo voy a culear tan rico que nunca va a querer de nuevo comerse a su mujer, con una sonrisa en mi boca le acepte la invitación a amanecer juntos, buscamos un motel y entramos con muchas ganas el tal vez de comer algo distinto y yo con ganas de comérmelo muy rico, pedimos una botella de vino tinto a la habitación pusimos música y el me tiró contra la pared a besarme desesperadamente, metiendo mi mano directamente dentro de mi pantalón y hundiendo sus dedos en mi vagina que ya estaba húmeda con ganas de esto que estaba pasando me tocaba tan fuerte y con tantas ganas que me levantaba del piso dándome dedo con sus manos, me bajó los pantalones de un solo tiro botó mis panties y me quito la blusa dejando al aire mis senos, me los lamió con rapidez, pasando su lengua rápido, erizando mis pezones de placer, me tumbo en la cama y empezó a quitarse la ropa con rapidez y desespero mientras yo me tocaba la vagina delicioso me metí dos deditos en la vagina y el se agacho me la beso sin sacar mi mano de ahí metió su lengua entre mis piernas y jugueteamos con mi mano y su lengua en mi vagina, subió la mirada y ahí estaba yo mirándolo desesperadamente con mis manos en su cabeza queriendo que me hiciera suya sin más ni más, subió lentamente lamiéndome el abdomen y besándome los senos con premura deliciosa hasta hacerme suya penetrandome fuerte sin cesar, me tomó de las caderas y me dio la vuelta para ponerme en cuatro y así me siguó comiendo diciéndome que le encantaba cogerme y me preguntaba constantemente si me gustaba como me cogia él, lo cual era obvio, yo me encontraba jadeando… gimiendo… con mi vagina tan húmeda que se escurría y sentía sus embestidas tan fuertes que me quitaba el aliento, me dio la vuelta y me dijo que si quería darle besitos a su pene y yo gustosamente le hice caso, me arrodille sobre la cama y el de pie en el piso lo tome de las nalgas y acerque su pene a mi boca, dandole lametazos desde la cabecita hasta las guevitas, me lo metí todo a la boca y vi como su cuerpo se arqueó hacia atrás y soltó un suspiro fuerte, le estaba encantando tanto como a mi, seguí mamandoselo cuando de repente tomó mi cabeza con sus manos y me penetró la boca tan rico que llegaba a la garganta, me dijo sutilmente con palabras entrecortadas “estoy que me vengo” yo se lo chupé con más fuerza ahí su respiración se tornó más fuerte y rápida y me pregunto si me lo podía dar en la boca, a lo cual gustosamente respondí asintiendo con la cabeza que si y me lo metió con rapidez y se lo chupe todo hasta sentir su lechita calientica en mi boca cuando lo sacó me pidió dejar ver mi boca, la abrí y estaba llena de leche y ante sus ojos me la tomé, descansamos juntos ese rato de noche y decidimos salir antes del amanecer para que nadie nos viera juntos, me dejó en mi casa, pero algo si es seguro, ese hombre delicioso me lo seguiré comiendo bien rico.
espero te halla gustado, con cariño y besitos húmedos… Tatiana !

Facebook, Instagram, y Twitter.

Cuéntanos que te pareció
9110
4 Comments
  1. Me siento tan identificado ….

    Reply
  2. espero les guste mi relato… besitos

    Reply
  3. Me encantó, muy excitante.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar