Inicio » Relato » Impresionante Relato De culo y verga :Un Trío Fallido

Impresionante Relato De culo y verga :Un Trío Fallido

Es la historia de un trió fallido, de mi fantasía fallida, de ver a mi esposa con otro, cogiéndola con su verga en el culo.

Otra verga para ese culo

 

Es la historia de un trío fallido, de mi fantasía fallida, de ver a mi esposa con otro, cogiéndola con su verga en el culo.
Generalmente salimos a tomar, para que se ponga cachonda, a ella no le gustan los tríos, ya me lo ha negado rotundamente varias veces, lo cual me desilusiona.
Me la imagino un día tomando en el bar de siempre, le pido bebidas que la embriaguen para que borre casette y poderle hace lo que quiera, pero me gusta cuando se pone así cachonda que quiere por el culo y por delante.
Me metí a una red de la ciudad donde puedes pedir cualquier cosa, yo en específico pedí un hombre adulto blanco bien parecido, con buena verga mayor de 30 para que nos vieran por videollamada. De los más de 40 que me respondieron, el noventa y nueve por ciento no cumplía, pero de todos ellos salieron tres, un italiano, y otros dos.

fue cuando usé un vibrador que era grande, era un real feel Deluxe número 8, que es grande y grueso, la puse en la posición del 69 ella encima de mío


Le mostré al italiano y le gustó el cuerpo, ya era un avance, cada avance me ponía cachondo por pequeño que fuera. Una vez cuando íbamos en el carro que íbamos hablando algo parecido, me dice o se le sale al final que cuando consiga a alguien me invita….solo esa frase me puso cachondo. Siguiendo con el relato, intenté contactar al italiano con el número de otro chip que tengo, pero nunca contestó. El otro clasificado además de ser experimentado en el asunto, lo que me gustaba era que vivía cerca, el hecho de pensar que estuviera cerca me ponía cachondo por el hecho de que pudiera venir para cogérsela pero a ese punto parecía imposible. El último clasificado, era muy bien parecido, pero no la tenía tan grande, era como la mía, que no esta mal pero se que a ella le gustan más grandes.
La primera vez que vi a mi esposa botar un chorro de su leche, fue cuando usé un vibrador que era grande, era un real feel Deluxe número 8, que es grande y grueso, la puse en la posición del 69 ella encima de mío, se lo metí por su chucha rica, y en un momento mientras le daba, apretó su culo y se lo saqué y saltó un chorro que me mojo la cara toda, fue la primera vez que mi a mi esposa venirse realmente.
De ahí en adelante me excitaba el hecho de que la cogiera una verga de verdad.
Yo hablaba con Daniel, el número dos, el que vivía en el barrio cerca, y un par de veces se la mostré por videollamada. Y eso fue otro avance, una noche mientras culéabamos, ella sabía que me excitaba filmarla, y mostrársela a otro, que la viera culeando y moviendo su grandioso culo, es culona, piernona, tiene los senos pequeños pero proporcionados, y una diva culeando; ella misma se acomodó encima de mío dándome el culo hacia mi cara, y de pronto me pasa el celular, como diciéndome, puedes llamar a tu amigo para que me vea, eso casi me saca la leche, y así lo hice, pero desafortunadamente ninguno estaba, que en ese momento eran dos, de una ciudad cercana, y bueno, prendí la cámara de video del cel que tiene luz y la empecé a filmar pero le hice entender que la estaban viendo, le hablaba como si el man del otro lado diera órdenes, a lo cual ella respondía, le decía que el man quería que moviera más el culo y lo movía más, o le hacía preguntas y contestaba, sabía que no le gustaba, pero el que ella estuviera como obligada y respondiendo me excitaba más. Ese día fue genial.

Hablábamos por teléfono y nos contábamos vainas y hasta lo ayudaba con concejos para su trabajo, casualmente tenemos la misma profesión. Con el ya habíamos definido que lo de mi esposa no se iba a dar nunca y bueno, solo quedaba que la viera por videollamada

Con Daniel cogimos confianza porque el vivió lo mismo con su esposa y ahora son una feliz pareja de mente abierta, y el de vez en cuando se escapa para complacer a aquellos que como yo disfrutan y se excitan viendo a sus mujeres excitadas con otra verga. Hablábamos por teléfono y nos contábamos vainas y hasta lo ayudaba con concejos para su trabajo, casualmente tenemos la misma profesión. Con el ya habíamos definido que lo de mi esposa no se iba a dar nunca y bueno, solo quedaba que la viera por videollamada y el siguiente paso que quería dar era quitarle el silencio y que él le hablara y ella le respondiera sobre órdenes de mover el culo o mostrarlo o cosas así. La condición de mi esposa es por supuesto el anonimato, para eso estaba la máscara.

Ese día salimos al bar a tomar unos tragos, unos cocteles que la volvieran borrachita, y así pasó, pero fue más rápido porque antes de llegar a ese bar, antes nos habíamos tomado unas cervecitas y ya iba medio prendida. Los cocteles la cogieron rápido, ya empezó hablar como borrachita y eso me gustaba, se abre más y es más explícita, ya empezaba a decirme que quería culear. Cuando fue al baño miré el celular y en el otro chat, Daniel me preguntó que qué hacía, y que estaba tomando por tal calle, y coño, era la misma calle donde estábamos nosotros pero en otro bar. Le dije que estaba con ella tomando para ir a una resi a culear y me dijo, bueno, que lástima que no se pueda que entonces le grabara video y le mostrara.

Cuando regresó del baño estaba bien cogida, yo había dejado el carro como a seis cuadras porque la policía jode mucho por el control de alcohol, lo dejaba fuera de la zona que ellos revisan. Mientras caminábamos, yo que no tomé casi, la sostenía y sabía que estaba bien peda, y la brisa fría la dejaba peor. Cuando al fin llegamos al carro, una camioneta mediana donde se podría culear tranquilamente en la parte de atrás, le abrí la puerta del pasajero delantera y la subí y le puse el cinturón, cuando me di la vuelta y entré vi que estaba dormida. Ese día llevaba ella puesto un vestidito negro que yo le regalé y se lo recortó para que le quedara como minifalda, ese le resaltaba todo y se le veían unos piernones y un culazo que por donde pasaba todos volteaban y la morboseaban.

Entonces le abrí las piernas y le sobé el chocho, me di cuenta que la muy bandida se había puesto un panty pequeño, de los que me gusta pero a ella no porque se le meten en el raja del culo. Medo se levantaba y la besaba y ella me besaba pero de esos besos de mujer arrecha dispuesta a todo. Aproveché y como mi carro tiene los vidrios full obscuros, no se ve nada desde afuera, y además que lo tapaban dos carros más y nosotros estábamos en el centro.
Me saqué la verga y le quité el cinturón para que me la chupara, lo hice con cuidado para que no le dieran ganas de vomitar, y muy obediente empezó a chupar, y lo hace muy rico, y entonces cogí el celular y le pregunté si lo podía usar y dijo que sí, entonces le escribí a Daniel para ver si estaba disponible pero no creía porque estaría rumbeando, pero si contestó, le dije que se saliera de donde estaba porque le quería mostrar pero que no fuera boleta y le mostrara a otros. El man así lo hizo, entonces lo llamé pero deje que sonar el timbre, que ella lo escuchara, me gusta cuando se incomoda, pero esta vez no fue así, no se incomodó sino que siguió chupando, de pronto ni se percataría del timbre. Daniel la vio chupando, y le alce el vestido para mostrarle su culo. El man estaba mejor dicho. Y le quite la video y empecé a hablarle por chat.
Le pregunté que donde estaba y me dijo que en tal dirección y le dije que si no podía venir para verla por la ventana, para bajarla un poco sin que se diera cuenta y viera. A lo que dijo que ya iba en camino, el solo leer eso me puso más cachondo y ella lo sintió en su boca porque se me puso tesa latiendo y ella chupeteandola.
A los cinco minutos vi que se acercaba alguien por detrás del carro y le dije que si era él a lo que me hizo una seña y lo vi, pero él no daba con el carro, porque estaba entre otros dos y tras que estaba de noche y oscuro estaba debajo de un árbol, así que menos se veía. Le di la indicación de la placa de mi carro y al fin dio con él y se acercó.
Ella estaba como trabada chupándomela y ya le tenía el culo afuera solo con su tanguita negra, me eché hacia su culo y se lo agarraba con fuerza, a ella le gustaba. Entonces me decidí a bajar el vidrio de ella, el corazón se me quería salir, lo sentía en los oídos, y le escribí a Daniel que cualquier cosa se agachara. Entonces prendí la radio en una emisora de reggaetón para esconder el ruido del vidrio bajando. Esperé unos dos minutos, que parecían una eternidad. Era la primera vez que un externo la vería, entonces me estiré más y empecé a bajar el vidrio por poquitos, centímetros, Daniel la veía y su expresión lo decía todo, entonces logré bajar el vidrio hasta la mitad y le dije que metiera el brazo, pero después de mi. Me limpié la mano porque la tenía sudada del susto, le agarré otra vez las nalgas para que sintiera que era yo quien la agarraba., ella seguía chupando suave mi verga, que estaba a mil, entonces pasó, Daniel pudo meter el brazo y le empezó a acariciar su culo rico, yo pensaba que ojalá no sintiera que el ángulo de toque es distinto al mío pero con lo peda que estaba quizás ni se daba cuenta.
Entonces empezó a apretárselas duro, y aproveche que salió una canción con mas volumen y baje todo el vidrio, y Daniel se pudo meter medio cuerpo y la agarraba ahota con propiedad y ella respondía porque me la chupaba con más ganas, entonces prendí el celular y empecé a filmar a Daniel cogiéndole el culo, pero entonces ella se acomodó mejor, y se alzó más la cola, y fue cuando lo vi que se metió el dedo en la boca y se lo escupió y le apartó un poco el panty y se lo metió en la chucha, ella respondía con una chupada más rica y el Daniel le metió ahora dos dedos, y entonces sentí que gimió y el continuo dándole, y yo entonces me cambié de mano del celular y con mi derecha, la mojé en saliva y le empecé a acariciar el culo, el chiquito, y a metérselo, por encima, a ella le gustaba y gemía más, se quería levantar pero le cogí la cabeza y se la mantuve en mi verga. Para ese momento, Daniel le agarraba con una mano la nalga para abrírsela, y estaba nuestras manos dándole dedo en el culo y en la chucha, de lo pea que tenía no se daba cuenta que eran más de dos manos.

Pero yo quería más, quería decirle que la estaba acariciando otro pero no quería porque después se me mareaba, pero quería más. Entonces se me ocurrió una idea, le iba a decir que tenía los juguetes en el baúl, la idea era poder bajarme y que se pasara para la silla de atrás.
Le dije a Daniel que le sacara la mano y se agachara, entonces subí el vidrio, y permití que se levantara, me tenía todo el pantalón mojado de saliva de ella y mis jugos. Me dijo que quería culear, le dije que se pasara para atrás, pero en intervalos se quedaba medio dormida, pero la convencí y tuve que quitarles los zapatos para ayudarle a pasar para atrás por la mitad de las sillas. Cuando pasó cayó acostada en la banca de atrás y le dije que iba a buscar los juguetes que estaban en el baúl, le puse mas aire al carro y esperé medio minuto y se durmió.
Me bajé del carro con cuidado y me di la vuelta al carro, y Daniel vino, estaba más excitado que ni pa donde, le dije que mi plan era usar los juguetes y ponerla a chupar y que él siguiera viendo, me dijo que no había problema, el man era muy respetuoso. Cuando abrí el baúl saque un consolador, el grande y el succionador de clítoris. Cerré la puerta y abrí la puerta pa donde daban sus piernas, y ni se inmutó, entonces aproveché y le levanté una pierna y la otra se la puse por las sillas y le quedó explayada la chucha, tenía una tijerita en la puerta y con cuidado corté las dos tiritas y le aparté la panty y quedó con su chucha al aire libre, se veía brillante por sus jugos, y Daniel solo la veía por encima de mi hombro, entonces me subi un poco y se la empecé a chupar, ella respondía pandeándose en mi cara. Me levanté y le dije que le iba a poner la máscara porque la quería mostrar por cámara y ella simplemente medio levantó la cabeza y le puse la máscara, pero la parte de los ojos se la deje por la frente, de tal manera que no podía ver.
Cuando me retiré, mi corazón que se quería explotar, le dije a Daniel, chúpasela mientras filmo, y yo creo que ese man tenía más miedo que yo, pero también estaba arrecho y se inclinó y le empezó a chupar y meter los dedos, y ella enseguida reaccionó, yo la filmaba y cuidaba que no se quitara la máscara, estaba con medio cuerpo afuera del carro filmando como le pasaba la lengua por su clítoris, y sus dedos dentro de su chucha rica y jugosa, entonces como pude me incliné por encima de Daniel y cogí el consolador y se lo acerqué a su boca y mientras mi corazón latía a mil millones, esperando cómo iba a reaccionar, por obra y gracia, empezó a chupar el pene de plástico, ella no dimensionaba que era casi imposible que se la estuviera chupando en esa posición y que mi brazo alcanzara para ponerle el consolador. Lo chupaba como si fuera la última verga, entonces me cansé, se me estaba durmiendo el brazo y a mi compañero también porque le tenía presionando la pierna. Le dije que se bajara.
Tomé aire, mi verga estaba chorreando dentro de mi pantalón. Daniel estaba extasiado y complacido, pero como yo quería más. Ella quedó medio pandeando y se quedaba medio dormida. Entones la cogí por las caderas y la traje más hacia la puerta, con el hecho pensado de enterrársela pero después que lo hice me arrepentí por de vez en cuando pasaba alguno que otro carro y barro. Pero ya la había rodado. Entonces cerré la puerta que daba hacia su culo y me pasé para el otro lado, y le dije a Daniel que la iba a poner a chupar acostada sobre mi verga y él que se hiciera la paja fuera del carro. Y así fue, abrí la puerta del otro lado y ella ni se inmutó, aun tenía la máscara puesta y no veía, entonces me subí y me dejé la puerta abierta, no alcance a cerrarla para que Daniel viera bien, me saqué la verga y me acomodé de tal manera que su cabeza quedó encima de mis piernas de lado, y le metí mi verga en su boca, a lo que automáticamente empezó a chupar, y yo me movía hacia arriba y hacia abajo. Le baje el vestido para que se le vieran las téticas ricas y Daniel parece que fuera de mi mismo gusto que le saltaron los ojos y se empezó a sacar la verga para hacerse la paja, yo prendí de nuevo el celular para filmarlo.
Cuando se sacó la verga, nojoda, que verga tenía ese man, además de ser blanca y recta, poco terminada en punta, era como le gustaba a mi esposa, y eso me excitó mucho, y no soy homosexual, pero me excitaba ver que otro man deseara tanto a mi esposa, el se acercó un poco y se inclinó para tocarles las tetas con cuidado y ella se dejaba, y yo viendo que su verga le quedaba a escasos centímetros de su boca que estaba chupando la mía, pero entonces fue cuando ya me importó y le quité mi verga de la boca y me bajé con cuidado, y le dije al Daniel, súbete y cierras la puerta y yo me siento adelante y filmo, y el man enseguida me dijo que qué pasaba si ella se daba cuenta, pero ya a mi a esas instancias no me importaba un culo, le dije móntate y punto.
El man se ha montado con dificultad y medio con miedo, yo le tuve que cerrar la puerta y me subí en mi silla de adelante, pero sin antes echarla más para adelante para que Daniel tuviera espacio. Le dije que le subiera la cabeza en sus piernas y lo hizo un poco traste pero lo logró, y a diferencia mía que tenía que pandearme hacia arriba para que mi verga llegara a su boca, la verga de él quedó en su rostro por la nariz, era grande y medio gruesa, ella seguía sin reaccionar, se estaba acomodando, y yo ya estaba filmando, entonces sucedió, él se bajó un poco para que su monda le quedara en la entrada de su boca, yo tenía miedo por que sintiera un olor distinto o sintiera el tamaño que indudablemente era diferente, mucho más grande, y le puso la punta en la boca y como un ábrete sésamo, la abrió, le costó abrirla más y se la metió, solo la cabeza y un cuarto de la punta hacia atrás, al principio veía a Daniel temeroso pero después con esas chupadas fue empezando también a disfrutar.

lla chupaba con más ahínco, con más ganas, no dimensionaba ese tamaño pero se le veía que le gustaba más


Le dije que la tocara, y le empezó por las téticas ricas y se estiró sin mucha dificultad y le volvió a meter los dedos en su chucha, ella chupaba con más ahínco, con más ganas, no dimensionaba ese tamaño pero se le veía que le gustaba más, entonces el Daniel que después de esta jugada le llamé el gran Daniel, hizo la de Pelé, la levantó con cuidado y no sé como hizo pero la logró poner en cuatro, entonces con mi voz le dije levanta el culo que te la voy a enterrar, y así hizo, quedó explayada toda su chucha caliente y botando jugos a la lata, y el Daniel hizo como pudo y se quitó el pantalón, quedó solo en el sueter que traía, estaba sudando, y se acomodó y yo estaba con mi verga afuera pajeándome con una mano y con la otra filmando, y vi como en cámara lenta como le acercó su gran verga a su chucha, y le dije, quieres que te la entierre ah? Y solo asentía, que sí, y tenía el ángulo perfecto, porque veía su boca y cara tapada, y a la vez su chucha y la verga de Daniel, y se la metió hasta el fondo, pensé lo iba hacer despacio pero ya él no aguantaba más, y entonces escuché el mejor sonido, un gemido fuerte de placer, y la comenzó a embestir dentro de la camioneta, tuve que subir el aire y no me importaba que se moviera, igual estaba bien escondida.
Ella jadeaba de placer y yo me pajeaba y le preguntaba si le gustaba esa verga y decía que sí, le volvía a preguntar y me lo decía más fuerte, que sí, que verga tan rica tenía, y veía como se derramaban sus jugos por las piernas y hasta la silla. Entonces el Daniel hace un último movimiento, el de los dioses, para su embestida y le baja las dos piernas y me hace seña que se va a sentar para que se siente, y entonces como si fuéramos dos jugadores de nado sincronizado, le dije, ahora quiero que te montes en mi verga, a lo que ella que aún no veía nada, se levantó y ahí si me dio miedo que se diera cuenta que era otro man, pero qué carajos, estaba disfrutando de lo lindo, entonces el Daniel se acomodó se puso de tal manera que la pudiera embestir desde abajo, ella levantó una pierna, Daniel le ayudó, y Daniel tomó su verga en su mano y le buscó su chucha ya ensanchada por esa cogida previa, y ella se sentó y mientras bajaba soltó un grito, un ‘ayyy’ y empezó el segundo round de Daniel y ese tremendo de culo y yo con la mejor vista, filmando todo, sus gritos y movimientos de culo, entonces me moví para tocarle el culo y acariciarle el chiquito, y así fue, medio le metía el dedo pero las embestidas la tenían loca.
Estaba tan concentrado viendo como esa vergota se metía casi toda en su chucha, como ella se la tragaba toda y por las comisuras de la verga de Daniel se derramaban los jugos a chorros, sus jadeos de placer, que cuando alcé la vista hacia arriba, vi la tercera y más memorable jugada del gran Daniel, al igual que yo le gustaba besar mientras culeaba y estaban esos dos besándose, ella le metía su lengua para que Daniel se la chupara sin dejar de jadear. En ese momento no se si ella ya sabía que estaba con otro man, me imagino que sí, pero no sé dudé, tenía ganas ya de quitarle la máscara, pero no lo hice.
Entonces este man, suponiendo que ella ya sabía, me quité el jean, y eché la otra silla para adelante y me pasé como pude para atrás, Daniel vio mi movimiento y se bajo más para subirle el culo, por algo tenía experiencia, entonces le pasaba mis dedos por el culo, mi intención era metérsela, ya que se diera cuenta, pero tenía mucho miedo, mi corazón otra vez a mil millones, Daniel le estaba chupando las tetas y con el otro ojo me hacía señas, y le dije que le diera más despacio y le abriera el culo con sus manos, y así fue, yo empecé a meter un dedo y ella respondió, pensaría era el de su amante que tenía debajo, y le metí dos y jadeó más, entonces encontré la forma de acomodarme, su culo estaba más que lubricado con todos esos chorros de su leche, entonces llegó el momento, le hice señas a Daniel que le abriera el culo, las nalgas y me lo dejó expuesto, hasta sabía que debía él sacarla un poco para que pudiera entrar más fácil sin maltratarla, pero su nivel de excitación era tal que le cabía cualquier cosa, entonces le puse la punta de mi verga que estaba que explotaba, la moje un poco con saliva y le empecé a presionar suave el chiquito, su ano rico que estaba muy resbaladizo y ya abierto, entonces ella fue la que no sé si inconscientemente levantó un poco su ano y aproveché y se la metí, se le fue suave la punta, y cuando sentí que ya iba por la mitad, ella alcanzó a reaccionar, se dio cuenta, entonces hice lo mismo que Daniel cuando la embistió en cuatro, se la metí toda, y como nadadores sincronizados, Daniel empezó a embestirla, ella solo gritó duro, yo me asusté que nos escucharan afuera, pero seguí, ya se había dado cuenta, le cogí el pelo y se lo halé hacia atrás y la embestí más fuerte, ella solo gemía cada vez más fuerte, y entonces actué, y le dije al oído ‘te gusta así mi amor, dos vergas penetrándote toda ah?!, te gusta? Y le jale un poco más el cabello y fue cuando gritó : ‘siiiiii , me gusta así hijueputa…. Así ‘ , entonces le quité la máscara y su expresión no tenía precio, era puro placer y sentía más chorros…te gusta le decía, y ella ‘siiii’, y Daniel dejó de chuparles las tetas y me quito su cara, la tomó con propiedad y la empezó a besar, y ella le respondía, entonces sentía como ella se empezó a contraer, se le soltó a Daniel y ella misma empezó a moverse en el sentido que más le gustaba y aumentó su ritmo, aumentó y aumentó hasta que se quedó medio quieta y sentí lo mejor de mi vida hasta ese momento, sentí sus contracciones en todas las piernas, ella no podía para de temblar y soltó un gritó quedo un gemido de placer profundo, y nos dijo, no paren , no paren, más duro, y eso fue como si nos dijera que nos viniéramos, y primero sentí la verga de Daniel las contracciones viniéndose y yo no pude aguantar más y me vine también y se volvió una gritadera de todos tres …..
Por unos momentos nos quedamos quietos y aun Daniel y yo teníamos contracciones, yo se la saqué primero muy suave, ella se bajó lentamente y se bajó el vestido y se subió para que no se le vieran las tetas. El Daniel, el gran Daniel como pudo, se puso el pantalón, nadie decía nada.
Mi esposa se acomodaba la ropa peo puso su rostro para el lado opuesto de Daniel, tenía como un poco de pena diría yo, entonces le hice seña a Daniel y él se bajó, yo ya me había cambiado, y le dije a ella que me esperara un momento.
No nos dimos cuenta pero el carro además de estar totalmente oscuro estaba totalmente empañado, no se ni como respirábamos ahí dentro. Daniel me dice que nunca había vivido algo así, que tenía una gran esposa con un excelente cuerpo y muy buena culeando. Le ofrecí llevarlo pero dijo que no, que mejor así, y que se iba pero que ojalá se repitiera, y le dije, la verdad no sé, porque está como en shock. Nos despedimos con un abrazo y se fue a tomar un taxi.
Después la pensé para subir al carro y lo hice, ella ya estaba vestida y seguía mirando por el vidrio.
Yo moví el carro y me empecé a manejar, en todo el camino, que fueron unos diez minutos para llegar al apartamento no dijo una palabra, me preocupaba que se pusiera a llorar o algo así.
Parqueamos y subimos, la tomé del brazo y se dejó y subimos, abrí la puerta y se dirigió a la habitación y se metió al baño, yo me metí al otro y me limpié.
Fui a la habitación a esperar y empecé a revisar el celular que estaba ya casi sin carga, tenía muchos videos, pero no se grabó muy bien el de la doble penetración porque había puesto el celular por la palanca de cambios y se alcanzó a rodar pero se alcanzaba a ver algo.
Sentí que se bañaba y al momento cuando iba a salir del baño me hice el dormido en mi puesto, y ella apagó la luz y se acostó con cuidado. Yo no dije nada, no me movía, de vaina respiraba, entonces habló, me dijo, al fin te saliste con la tuya, y yo me voltee y le dije, pero dime, te gustó, entonces ella me dio la espalda, estaba desnuda, me le acerqué y la voltee para que me contestara, el foco del baño seguía prendido y la podía ver en la penumbra su expresión, me miró y me dijo: ‘si, mucho!’, y eso me excitó de nuevo, y ella lo sintió en su pierna, y la empecé a besar, le di las gracias por acceder y me besaba más, le dije que solo iba a ser esa vez y ya, que ya estaba complacido, y ella me miró como que, ‘sí, te creo…’, y me acomodé y se la metí suave y volvimos a culear pero esta vez le hice el amor, no solo fue sexo, y fue espectacular.
Dormimos abrazados esa noche, fue perfecta.

Sobre el título, un trió fallido, es porque este relato, solo ha sucedido en mi cabeza, esperando se haga realidad o que por lo menos ella quiera. Solo una vez.

Cuentanos tu fantasia en la caja de comentarios o en FacebookInstagram y Twitter.

Cuéntanos que te pareció
20

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar