relaciones abiertas

Hace mucho quería contar un poco de cómo era mi vida teniendo varias relaciones abiertas sin prometer nada de fidelidad y por lo mismo desde hace años estaba tranquila sin esperar nada de nadie solo el placer que podía sentir en el momento y de cierta forma quería seguir así con la posibilidad de estar con quien yo quisiera, haciendo lo que se me antojara.
Todo comenzó cuando por aburrimiento decidí comenzar a buscar amigos casuales todos iniciaban con lo básico y en un momento querían llegar a conocerme para poder entablar algo mas y hasta ahí todo iba muy bien comencé solo con dos amigos uno de ellos era bastante especial y quería tener algo serio conmigo pero yo no lo acepte, le dije que seriamos amigos especiales y el decidió permitirlo con el solo me veía los fines de semana nos encontrábamos los sábados temprano y nos despedíamos los domingos sin más explicaciones, una de las cosas que más me gustaba hacer con él era el ir a conocer los moteles de la ciudad así fue el primero al que fuimos fue uno temático.
Me gustaba ese motel no puedo olvidar que en cada habitación de ese prestigioso hotel de la capital colombiana, la primera habitación que conocimos fue la temática de una cárcel y me encanto el ver todas las cadenas y la celda hacia que el cuerpo se calentara más y más. Era demasiado interesante el poder estar en ese sitio logramos llevar nuestra imaginación al máximo apenas entramos al lugar logramos comenzar a jugar, él era mi carcelero y yo era su prisionera en la cárcel me encadeno para que no me escapara y eso me hacía sentir algo indefensa, me encantaba ver como su personalidad cambiaba y se volvía algo más rudo de lo normal en su papel de carcelero se disfrazó de policía y lo hacía verse completamente sexy tenía ganas de comérmelo entero.

comencé a masturbarme con la mano que tenía libre mientras lo observaba de espaldas a mí con su trasero tan duro y bien formado golpear con fuerza las rejas de la celda

Tomo de repente un palo con el que golpeaba las rejas de la celda, yo estaba algo nerviosa en el fondo pero excitada y el sin decir ni una palabra más me tomo de las piernas y me las abrió de par en par, comenzando a llenarme de placer, podía sentir como mis pantis comenzaban a humedecerse ante la indefensión, su expresión era fuerte y de esa forma me tomo la mano y la cara un poco fuerte dándome un beso apasionado.
Me tiro en la camilla que tenía la cárcel y me dejo colgando de la mano que tenía amarrada comenzando a desvestirme sin decir palabra, amenazándome con el palo que sostenía y con el cual había comenzado acariciar mis piernas hasta ir subiendo a mi vagina.
Yo podía sentir como estaba demasiado mojada y solo quería que me follara sin compasión, me sentía inmersa en esa cárcel y comencé a sentir la necesidad de gritar auxilio sabiendo que nadie vendría a mi rescate podía ver en su cara como eso le encantaba y lo hacía apretarme con más fuerza, vi que se quitó el disfraz de policía y se dejó solo el sombrero que me encantaba, podía ver su verga completamente dura lubricada por la excitación del momento.
No podía dejar de verlo mientras sentía como comenzaba a frotarse por todo mi cuerpo me comenzó a desnudar por completo en esa camilla mientras me besaba mordiéndome suavemente con sus dientes mis pezones lo cual me hacía gemir como una loca estaba llena de placer y solo le podía gritar que me penetrara con fuerza que me hiciera sentir suya y me sometiera, el me hizo sufrir un poco más y me hizo esperar.
Ahí tirada en esa camilla con las piernas abiertas llena de ganas de sentirlo dentro de mí, comencé a masturbarme con la mano que tenía libre mientras lo observaba de espaldas a mí con su trasero tan duro y bien formado golpear con fuerza las rejas de la celda, lo vi voltearse sin más y darme la vuelta haciéndome doblar un poco el brazo que tenía amarrado solo pude soltar un gemido cuando ya sentí que me comenzaba a penetrar con fuerza, su verga era grande y tocaba cada centímetro de mi vagina haciéndola lubricar más y más cada vez que entraba y salía.
Yo de espaldas solo podía morderme mi boca y arañar sus brazos con mis uñas largas lo cual hacia que me follara con más fuerza, me dio la vuelta de nuevo y de frente apretó mis senos contra el con todas sus fuerzas, yo estaba enloquecida de placer sentía que todo mi cuerpo iba a explotar y que mi vagina se iba a venir a chorros y fue así cuando saco su verga y comenzó a frotarse en mi clítoris haciéndome gritar y venir de una forma indescriptible. Bajo a mi vagina y chupo todos mis jugos haciéndome gemir más fuerte mientras me temblaban las piernas.
Luego de dejarme bien limpia, tomo su verga y la metió completamente en mi boca haciéndome ahogar un poco, me encantaba sentirla tan dura en mi boca y la chupaba con todas mis fuerzas llenándosela de saliva podía ver su cara de placer de tenerme así dominada, me tomo del cabello cuando sintió que ya se iba a venir, como disfrute toda su leche caliente en mi boca amaba comérmela toda, mientras el gemía yo le limpiaba toda su verga.
Me desamarro con sus dientes y luego me dio un beso sin muchas palabras para luego dejarme en la casa despidiéndonos hasta el próximo fin de semana, ninguno sabia más del otro que lo necesario, mi segundo amigo era con el que me encontraba entre semana algunos miércoles o viernes era un hombre casado y no podía dedicarme mucho tiempo pero sí que sabíamos aprovechar los espacios que teníamos, ya podre detalladamente contarles como me vi envuelta en este círculo hasta llegar a tener conmigo a cuatro hombres que me daban todo el placer que yo necesitaba y a los cuales por supuesto yo también hacia feliz.

Continua leyendo Mis relaciones abiertas 2 aquí.

Si te gusto Mis relaciones abiertas, síguenos en Facebook, Instagram, y Twitter.

Cuéntanos que te pareció
00

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar