Inicio » Relato » Ella…mi pequeña

Ella…mi pequeña

Llego a casa, te encuentro en el cuarto, con el pelo mojado, alborotado, llevas un pullover mío como de costumbre, me ves y brincas encima de mi, me comes a besos, estás caliente

Ella….mi pequeña.
Al fin!!!
Llego a casa, te encuentro en el cuarto, con el pelo mojado, alborotado, llevas un pullover mío como de costumbre, me ves y brincas encima de mi, me comes a besos, estás caliente, tu aroma y esa crema de vainilla que me fascina me lo dice, tu mirada, la manera en la que mueves tu boca y lengua, quieres guerra verdad chiquilla? Adivina…vengo exitado después que estuviste todo el día desconcentrandome con tus fotos sexys y picantes. te digo, lo haces con toda la prisa del mundo, coges mi miembro y me llevas al baño, me bañas, con calma, me recreo con tu cuerpo, tocandolo y algún dedo se escurre entre tus piernas…al fin música para mis oídos!!! Se te escapan algunos gemidos que pronto son apagados por los besos húmedos de agua y deseo, me secas y hago lo mismo contigo, ahora soy yo quien te carga y te devuelve a la cama donde te encontré…
Te acuesto, me pongo a la altura de tu cabeza, empiezo a besarte y morderte el cuello , mi lengua no sabe dónde ir, si a tu cuello, a tus tetas, al ombligo, tu pequeño cuerpo pronto se me hace muy extenso, pero quiero hacerte sufrir, hago que se me escapen gemidos mientras te beso, se que te gusta que lo haga y me lo haces saber al aumentar el ritmo de los besos y la mordidita que me das.
Me espabilo y atacó tus tetas, grandes, hermosas, coronadas con un rosado pezón pequeño, justo como me gusta, y me derrito en pasarte la lengua, pellizcandolos suavemente, succionandolos, arrancandote gemidos, hundes mi cabeza en tu pecho, los aprieto y me safo, mi lengua hace un camino húmedo desde tu barriga hasta tu vagina, dónde me dedico a dar besitos sin tocar nada.
Al fin me decido y empiezo a rozar tu clítoris y pasar mi lengua a lo largo de tu rosada vagina que me me espera con ese aroma embriagador, tus fluidos no se hacen esperar, así como 2 de mis dedos ya te perforan y te llevan a otra dimensión. Tu primer orgasmo no se hace esperar, puedo ver cómo tensas tu abdomen y disminuyo el ritmo, para que lo disfrutes al máximo, sigo jugueteando, está vez no hay compasión y mi lengua acribilla tu clítoris, el sonido de tus gemidos y la humedad en mis dedos me dicen que debemos tener cuidado, o toda la casa se entera de la cogida que te voy a dar, 5 minutos después tus piernas tiemblan otra vez y empiezo a beber tu segunda corrida, es suficiente, de momento, estas sudada y se que quieres entrar en el juego.
y agarro tu pelo y te llevo contra la pared, tus nalgas rozan mi polla y la termina de poner dura. (Tus pañoletas) pienso…justo lo que necesito…cojo una de tu gaveta y te amarro las manos a la espalda, te volteo y te hago poner de rodillas, también me arrodillo contigo, te beso, mis manos ahora sí juegan por todo tu cuerpo, te tocan aquí, allá, tus tetas, no puedo aguantar la tentación de volver a hacerte correr, está vez sobando tu clítoris frenéticamente mientras te digo al oído que eres mi puta, que hoy ando en modo bestia y te lo vas a gozar de lo lindo. Me incorporo, cojo mi pene, le pasas la lengua en toda su extensión, juegas con mis testículos, me llevas a otro mundo cuando succionas mi glande suavemente, tu cara de zorra es increíble, lo disfrutas, gozas al ver cómo cierro los ojos, pero hoy vengo dispuesto a follarte la boca, te agarro del pelo… asientes con la cabeza, mi mirada orgullosa de la mujer que tengo lo dice todo, no me hago esperar y empiezo a cogerte la boca, acomodas tu lengua, haciendo de tu orificio bucal, un conducto muy parecido a tu vagina, no te doy chance de respiro, tus primeras lágrimas se asoman, te la saco y la saliva cae en tus tetas, momento en el que aprovecho y lo esparzo por ellas, vuelvo a mi cometido, gimes, se cuanto te gusta, aguantas las arcadas, toses, mi sonrisa te dice que me gusta la situación. Queridos lectores, tengo orgullosamente una mujer enferma a tragar semen. Así que fue escuchar eso y tu mirada brillaba d gusto, me corrí suavemente en tu lengua, cerraste la boca, ese sonido gutural habitual y… Volviste a abrirla como de costumbre, enseñándome que no quedaba nada.
Te incorporo así mismo amarrada, te tiro a la cama y te pido que pares el culo, quedas en 4 patas pero recostada a la cama, te penetro lentamente, justo como te encanta y empiezo un suave vaivén.
te escucho decir, no se diga más, cae la primera nalgada y no se hacen esperar las otras y siguen unos movimientos locos, rápidos, furiosos, agarro tu pelo y sigo en lo mío, un manantial caliente sale de ti y pienso que no puedes correrte más por hoy, iluso de mi…
Terminamos esa posición y te coloco boca arriba, por nuestra seguridad, agarro mi cinturón del pantalón y ato tus manos manos al cabezero de la cama, y con la pañoleta hago lo mismo pero con tu boca, soy amante de tus gemidos, pero no queremos despertar a nadie recuerdas? Te vuelvo a penetrar suavemente, hasta que te desesperas y empiezas a moverte tu conmigo, lo que hace que coja tus piernas y las ponga en mis hombros, te susurro al oído que lo que viene te dolerá, no me importa las expresiones que hagas, no voy a parar, abres tus ojos, estoy convencido que si sabes que puedo causarte todo el placer del mundo, pero también dolerá un poco, igual sabemos lo masoquista que eres y como disfrutas del placer con el dolor.
Mis penetraciones cogen un ritmo endiablado, tu te remueves para cualquier lado, es imposible que te safes o puedas artícular alguna palabra, pero quiero ir más allá, claro que sí….
Agarro tus muslos y los pego a la cama, quedas expuesta completamente, mueves la cabeza en negación, no es la primera vez que estás así, pero si la primera en la que no vas a poder usar tus manos para controlar la profundidad que yo imponga y de mi se escapó una sonrisa diabólica. Sigo follandote a lo bestia, me apoderó de tus tetas, que me sirve de agarre para ponerle vitaminas a los movimientos, las chupo, las muerdo, tu no cabes ni sabes de ti ya, tu lágrimas corren, tus fluidos salpican las sábanas, mis testículos, tu pelo pegado a la cara por el sudor, pareciera que te vas a desmayar, pero reaccionas cuando te beso, yo estoy a tope también, una vez más vuelves a correrte, madre mía, si que tenías deseos hoy no?
Me súplicas con la mirada que termine y me corra en tu boca, y yo sigo dándote caña, siento el fondo de tu vagina en cada movimiento y como se ha contraído tu interior, momento justo en el que no puedo más y me corro, siento haberme quedado sordo y mudo, se escuchan algo tus gemidos, de placer y protesta, porque lo querías en la boca una vez más, pero también se que te encanta cuando me vengo dentro, y en mi mente se hace la ilusión, que está vez salgas en estado.
Termino por desatarte completa, y el semen comienza a salir, aún sin fuerzas aprovechas y te tiras encima de mi, con la esperanza de recoger las últimas gotas de mi corrida, obtienes tu premio, aún quedaban gotitas por exprimir y hacerte sonreír, me limpias bien y vamos al baño, cogemos un aire, en el que enrolamos un cigarrillo y fumamos, la noche promete, y se que no eres mujer de follar una sola vez cuando estás así de caliente. Hoy la noche es tuya y mía, la luz está apagada pero tú estas prendida, la nota me dice que siga, te voy a dar hasta que Dios diga. HQDD!!!

Deja tu comentario en la casilla de comentarios o síguenos en FacebookInstagram y Twitter  

Cuéntanos que te pareció
00

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar