Inicio » Relato » Confesión erotica de una noche de calor – Masturbándome

Confesión erotica de una noche de calor – Masturbándome

Era una noche calurosa y al salir de la ducha preferí salir al patio desnuda que encender el aire acondicionado.

Masturbandome

Era una noche calurosa y al salir de la ducha preferí salir al patio desnuda que encender el aire acondicionado.
Esa sensación de libertad me excitó y comencé a tocar mi concha hasta mojar los dedos al mismo tiempo que jugaba con mi clítoris.
Que rico se sentía …
Después puse mis dedos mojados en mi colita , introduje uno , luego dos hasta tres dedos relajando el esfinter anal para que se abriera más fácil.
Con mucha saliva lubriqué mi recto y busqué algún objeto fálico para metermelo por detrás.
Comencé por el mango de una sartén , una zanahoria de la nevera y por último un envase de desodorante femenino con un extremo muy parecido al glande de un pene erecto.
Fue un orgasmo fabuloso que recorrió mi cuerpo haciéndome temblar y vibrar como cuerda de una guitarra.

Deja tu comentario en la caja de comentarios o en FacebookInstagram y Twitter.

Cuéntanos que te pareció
01

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar