Inicio » Relato » Posesión divina de sexo ocasional
Sexo ocasional

Relato erótico – sexo ocasional con un desconocido 

Soledad quizás sea la mejor para darse cuenta de varias cosas o a veces no ,la oscuridad y la soledad me rodea, las voces se hacen ecos escabrosos entre las calles cada vez que salgo. Oigo pasos en la distancia, y lo imagino a el dándome sexo ocasional , sé que es él, nunca me deja sola.
Siento su presencia y no puedo evitar sonreír e imaginar miles de cosas, huele a madera, a humedad y a un toque de almizcle. Voy desde mi casa, camino a la panadería y pasan dos chicos muy bien proporcionados encuerados por mi lado entre mi dije que cuerpo mas divino y al mirarlos ellos cuchichean y se ríen mirando a alguien detrás de mí, que no tenía idea quien era.

El moreno que me gusto no paraba de mirarme mientras yo me hacia la picara y le sonreía con mucha picarda.

Mis labios se elevan y hago un mordisco entre mis labios, y dije como me encantaría verlo de nuevo  por lo menos, lo de tener sexo ocasional con el ni me anime a desearlo , al chico moreno que me paso por un lado habían dos el moreno me encanto, cruce y entre a la panadería tomar un café con un pastel de queso crema mi favorito , ocurrió lo que menos esperaba uno de los chicos que había visto en aquel callejón entro y se sentó cerca de mi ,era el moreno que me gusto no paraba de mirarme mientras yo me hacia la picara y le sonreía con mucha picardia.
Hasta que llego hacía a mi entablamos una conversación enseguida y nos mirábamos de forma provocativa, conversamos muchos casualidad estaba de paseo por la ciudad y de ahí me invito a un hotel entre mi dije este chico se ve impecable a parte que desde lejos se le veía un paquete divino.. Acepte sin pensarlo y dije Si!Nos fuimos en un taxi hacía al hotel había nervios entre mí porque accedí muy rápido, de pasar a sentirme tan sola tengo una compañía que me satisfará esta noche, me sentí contenta y emocionada.

Poco a poco fue entrando el placer en mi, hasta que introdujo sus dedos hacía a mi sentí placer en mi clítoris si así eran sus dedos no imaginaba su pene dentro de mi

Llegamos a la habitación y había un olor tan perfecto, y la noche era cálida con una luna llena que se podía observar desde la ventana, era como si esa noche fuese planeada para mi, empezamos con la acción y besaba tan rico con unos labios gruesos que podía sentir su sabor especial mientras enlazaba mi lengua con la suya podía sentir como su mano bajaba suavemente hacia mi parte intima , poco a poco fue entrando el placer en mi, hasta que introdujo sus dedos hacía a mi sentí placer en mi clítoris si así eran sus dedos no imaginaba su pene dentro de mi, mientras yo lograba besar su cuello mientras pasaba mi lengua por todo su cuerpo el mio pedía más hasta que comenzamos con diferentes posiciones y sentí su enorme pene dentro de mi ahí pensé esto es el paraíso luego podía sentir como me jalaba el cabello mientras agarraba mi cuello y me lo metía cada vez mas duro, me gustaba, me encantaba. Pudimos experimentar distintas posiciones entre el y yo sentía que había una posesión divina luego hicimos un tentativo rico 69 que como me la chupaba me hacia entrar en orgasmos fascinantes esto nos hacía entrar mas en acción era divino lamer su pene y tragármelo, devorarlo como nunca mientras el lamia mi vagina con su lengua y chupaba cada vez mas rico.. Aquí pude sentir orgasmos como había querido en esta soledad creo que el mejor consuelo para mi fue toparme con un chico que me hiciera sentir que estaba cada día mas viva que nunca y más con tantas posiciones que me lleven a muchos orgasmos y me hagan sentir mujer.

Si te gusto este relato puedes dejar tu comentario en la casilla de comentarios o en FacebookInstagram y Twitter.

Cuéntanos que te pareció
126

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar