Inicio » Relato » Confesión De Lucy, Mujer Infiel Nos Cuenta Su Tentación.

Confesión De Lucy, Mujer Infiel Nos Cuenta Su Tentación.

Una mujer casada que luego de sospechar de ser infiel su marido luego de no ser sexualmente cortejada siente en carne propia la tentación de ser infiel.

Tentación infiel

Hola me llamo Lucy tengo 33 llevo un par de años de casada con mi esposo y este es el relato de mi tentación, aunque todo mundo me dice que no los aparento y es verdad porque me veo como 27 pero es debido a mi complexión; soy alta de 1.65 complexión delgada, caderas muy bien acentuadas con unas pompas firmes, pechos normales y mi esposo me dice que me veo demasiado sexy, esta vez cuento lo que me ha pasado. Bueno hace unas semanas mi esposo ha trabajado demasiado que llega tarde a casa debido a que le cambiaron el puesto y por supuesto llega sin ganas de nada, al principio pensé que talvez me engañaba pero revise todo con respecto a redes y lo que podría encontrar, pero no hallé nada, entonces quedé tranquila pero como me había enojado pensando en eso, él no ha querido tener relaciones conmigo, pensé que tal vez como nunca le he propuesto o hecho cosas que no salgan de lo natural (en el sexo) por eso pero no le comente. Para quitarme esos pensamientos de infidelidad el me propuso vender por internet algunos artículos, yo estuve de acuerdo se me hacia una muy buena iniciativa y pues para salir de la rutina, así que proseguimos compramos algunas cosas y empecé a organizar las ventas, para ello ahora empezaba a manejar pero cuando el traía el auto yo no podía entregar productos así que buscamos a alguien que prestara servicios de entrega a domicilio con motocicleta, lo busque e hicimos trato con precios.

El hombre había llegado y como no salía por el problema dentro de casa entro y vio la situación, yo traía puesto un short pequeño corto donde se notaba mi figura y una blusa pegada que normalmente uso para dormir

Por unas 2 semanas el pasaba a casa a recoger los paquetes sin ningún problema, un día se reventó una tubería y pues obviamente no sé nada de plomería y tenía un charquero dentro de casa, este hombre había llegado y como no salía por el problema dentro de casa entro y vio la situación, yo traía puesto un short pequeño corto donde se notaba mi figura y una blusa pegada que normalmente uso para dormir, así que el entro y dijo que si quería ayuda por lo que conteste molesta porque el entras así sin tocar?, él se disculpó, se dio la media vuelta y se iba, pero le grite, me disculpe también con el (él se llama Frank es joven tiene unos 27 años, es apuesto y lindo (no lo veía como alguien para mi porque mi esposo también es de muy buen parecer), regreso se metió bajo el fregadero y observo la situación, el ese día andaba con un pantalón deportivo pegado y estando tirado se mojó por lo que su pantalón se humedeció mucho, salió a cerrar la llave principal para poder trabajar, el regreso y se acostó para revisar nuevamente, yo no estaba cercas así que el me hablo y me pidió algunas herramientas, así que me acerque a él y se las entregue (por lo mojado que estaba y el en la forma que me veía, me percate que se marcaba un buen trozo de pene), para esto previamente él lo había hecho a propósito porque observe que me miraba fijamente en ocasiones y se acomodaba su pene, eso me agrado porque no había sentido que alguien me deseara así que no dije nada).
Me fui al cuarto y pensaba que si sería verdad eso que vi, así que volví nuevamente con él para observar el trabajo pero se dio cuenta que yo lo miraba y no dijo nada (me apene un poco), mientras el ajustaba las tuberías vi que coloco la cinta en una de las bolsas de su pantalón (lo vi de reojo y pensé que se quería robar y pues medio me moleste en ese momento y pensé decirle cuando se fuera), lo curioso es que lo guardo justo del lado donde estaba su pene; me aleje y espere a que terminara pero mi mente tenía la imagen de esa cosa, estaba sentada afuera en el balcón detrás mi casa y puse mi mano entre mis muslos pensando en que se sentiría tener eso dentro, me excite no lo niego; de pronto el volvió a llamarme y cuando me acerque nuevamente note que se marcaba más su pene, mi vista no podía irse a otro lado, entonces él me dijo: Oye si suelto los tubos se saldrá de la guía por favor ahí en el mi bolsa del pantalón coloque mi cinta, me la puedes pasar?, Vi donde tenía que meter la mano y le conteste: ¡es que esta dentro de su pantalón! (obviamente nunca he engañado a mi marido ni tocado a otro hombre y me sentía incomoda con esa situación), el contesto: ¡si!, pues ahí lo metí, pero se me paso sacarlo pero no importa deja suelto aquí y hacemos todo nuevamente, así que conteste: ¡no porque te tardaras deja te la doy! Así que metí mi mano lentamente observando que le palpitaba esa cosa, cuando pase sobre ella sentí que estaba calientito y duro, como estaba agachada sentí como mi vulva se mojaba, por lo que alcance la cinta y al sacarla rose la punta de su gran pene, se la di y me salí nuevamente al jardín, espere a que terminara pero sentía como me calentaba por dentro, pensando en su pene y saber que lo tuve entre mi mano; así que el salió abrió la llave y me dijo: listo quedo al 100%. Le pregunte sin verlo a los ojos cuanto debía, pero el no quiso cobrarme, dijo que fue un favor, el tomo su moto y se fue.

Como no tenemos escalera coloque un bote y no alcanzaba aun con mi estatura, por eso momento se me olvido que traía yo ese short que cuando el entro, me quise bajar rápido y por poco me caigo el me detuvo pero una de sus manos estaba agarrando mi trasero con el short un poco fuera

Ese día no seguí con entregas seque el piso y recordaba donde el había estado pensando en lo que paso. Por la tarde llego mi esposo y le platique del problema y que el cuándo vino por un paquete me ayudo, no quería que desconfiara de mí, él me dijo: está bien te creo que bueno que quedo, le diré que haga otros trabajos si es que quiere me dio confianza desde que lo vi. Cuando él dijo eso yo no quería, pero dentro de mi recordaba eso que había visto y deseaba verlo nuevamente. Al otro día mi esposo estaba en casa y le hablo y platicaban acerca de algunos trabajos fáciles que él podía hacer él estuvo de acuerdo y pues yo también, yo no podía mirarlo a los ojos porque me acordaba. Así que quedo el en revisar otras tuberías y para colmo él se encargaría de limpiar la parte del jardín. El estaría durante 3 días más tardar en casa sin entregar paquetes ya que estaba esperando que llegaran los pedidos así que el inicio los trabajos en casa. El primer día antes de que el llegara no se me quitaba el pensamiento de su pene, mi mente no se lo podía sacar y el deseo era mayor porque no había tenido sexo. Él se dispuso a revisar todo y llego con pantalón deportivo nuevamente y pues yo andaba con otro short suelto, donde tenía que tener cuidado de no moverme rápido porque podría ver mi ropa interior, traía también un encaje precioso y una blusa pegadita (lo hice al propósito quería que el me viera y se antojara), lo veía pasar y yo haciendo que hacer sentía que el me miraba pero hasta ahí, yo quería ver eso más de cerca, así que se me ocurrió tronar un foco de un cuarto alto, grite y el corrió y me pregunto qué paso: Le conteste no es nada solo trono un foco, barrí y luego busque uno, como no tenemos escalera coloque un bote y no alcanzaba aun con mi estatura, por eso momento se me olvido que traía yo ese short que cuando el entro, me quise bajar rápido y por poco me caigo el me detuvo pero una de sus manos estaba agarrando mi trasero con el short un poco fuera, por lo que se notaba mi encaje y mi figura, él me dijo yo le ayudo solo deténgame para mantener el equilibrio yo dije que si estaba bien, pero cuando me soltó sentí como su mano recorrió todo mi muslo, fue ahí que sentí que me moje un poco. El subió y empezó a estirarse para alcanzar yo estaba detrás del pero como no podía, me dijo tómeme de enfrente porque no alcanzo, cuando paso eso frente a mis ojos tenía ese grande pene (sentí por mis piernas como mi vagina escurrió un poco), el termino y se fue a continuar, me metí al cuarto y puse mi manos entre mis muslos, presione mi vulva y con uno de mis dedos embarraba mis pierna de mí misma, estaba tan caliente que deseaba que me hiciera suya.
Termino el trabajo y me dijo que ya se iba… Me quede tirada en cama imaginando y pensando en eso, como es posible que eso exista, el de mi esposo es grande, pero este lo que tiene es la punta más ancha que la de él. Eso me hacía pensar en cómo se sentiría tenerlo. Era la primera vez que sentía el pene de otro hombre tan cercas de mí, ni el de mi esposo lo he tenido así como tuve el de él, el sentir su mano en mi nalgas fue impactante nadie más me ha tocado. Hoy llego mi esposo y como siempre no quiso tener nada, en cuanto él se durmió yo miraba una película de amor, pero con escenas eróticas recordaba a Frank, me quede dormida pensando en él. Al otro día hice algo más tentador mi cuerpo lo quería, pero había algo dentro de mí que también se detenía, como me dormí tarde el llego temprano y no me percate que no traía puesto brasier, por lo que se acentuaban mis pechos y mi short muy corto suelto, cuando el entro y me vio me dijo: Buenos Días Lucy, yo me quede apenada así que entre y me puse brasier, pero me gusto que me viera.

Esta vez el estaría afuera y yo tenía pensado lavar así que me puse un short nuevamente y doble un poco más para que ahora se vieran mis pompas y sobre todo mi entrepierna con su vulva marcada, pero para que esto sucediera tenía que lavar a mano algo que no quería hacer pero lo hice; cada vez que tallaba la ropa me tenia que mover y sentía que se alzaba mi short, el trabajando en el jardín podía verlo cuando me miraba atreves del reflejo de mi ventana. Eso me gustaba porque sabía que yo llamaba su atención, pero no podía hacer más (lamentablemente). Fui a la tienda de frente por algo de beber y cuando regrese no estaba el, ese día el había llegado caminando, pensé que se había ido así que entre a casa porque me andaba de la pipi pensando que él no estaba, me solté el short porque me incomodaba por como lo traía y en eso vi que la puerta estaba entreabierta y estaba ahí parado con una de mis prendas íntimas masturbándose con ella, yo miraba como se ponía grande su pene empecé a tocarme también, sentía como me mojaba de más que me empecé a penetrar yo misma con mis dedos, por más que no quería ver deseaba tenerla dentro de mí, que me abriera mis piernas lo metiera y me jalara de mis caderas fuertemente, cuando al acabo me salí e hice ruido que iba llegando y el salió del sanitario y me dijo: Tome su baño rápidamente, así que cuando salió del interior de la casa, entre rápidamente tome mi ropa y al momento de tomarla mis manos se llenaron de él, así que continúe tocándome ahí dentro enamorándome de el sobre mi labios de mi vagina.

Cuando volví a salir no me limpie, sino que me quite el short y salí en puro cachetero afuera con la ropa que el ensucio para dejarlo en la lavadora, el me vio que llevaba en mis manos mi ropa y semidesnuda. Eso me puso más caliente que me metí a casa y cuando de repente el toco la puerta para decirme que ya se iba, que ya había terminado y mañana volvería para él pago.

Deja tu comentario en la casilla de comentarios o en FacebookInstagram y Twitter.

Cuéntanos que te pareció
31
1 Comment
  1. Freddi

    Lindo creo que va a caer en la tentacion.segura es apretadita. Lindo relato

    Reply

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar