Portada » El carro de mi vecino

El carro de mi vecino

Limpiando y saboreando todo

Luego bajo a mi vagina limpiándola y saboreando mis jugos con tanto placer que me hacía gritar llenándome de un lívido increíble que bien se sentía al terminar solo pude pensar que, aunque había sido una locura lo disfrute tanto que solo pude agradecer con un beso en la boca

Era un día caluroso y yo estaba lista para reunirme en la tarde con unas amigas era viernes y al estar arreglándome un poco se hizo tarde.
Corrí un poco buscando un taxi, pero no cruzaba ninguno sentí que un carro me pitaba por lo que llamo mi atención, era mi vecino el que me llamaba preguntándome si podía ayudarme llevándome en su carro yo llevaba un vestido negro con encaje corto mi cabello ondulado suelto me hacia sentir un poco sexy, pero no era mi intensión llamar la atención de mi vecino que, aunque era guapo sabía que tenía pareja.
Me subí en el asiento de adelante sin notar que mi falda era algo corto y mostraba de más, sentía que su mirada se clavaba en mis piernas y aunque llevaba unos guantes que usaba para manejar se veía que temblaba un poco nervioso de tenerme cerca vestida así. Cuando tratando de hacer los cambios en su carro rozo mi pierna con algo de torpeza haciéndome erizar no era la única persona que estaba nerviosa en ese lugar.
Yo empezaba a ver como su pantalón ajustado comenzaba a ceñirse más por la excitación que sentía y su camisa la cual estaba desapuntando por la temperatura que se estaba elevando, subí la mirada y noté como mordía sus labios carnosos mientras mi piel de gallina y mis pezones duros dejaban ver lo excitada que me encontraba.
Baje un poco la ventana para disimular lo caliente que estaba, pero eso solo logro que mi falda se levantara un poco mas y mi perfume llegara hasta su nariz excitándolo completamente y haciendo que su mano sin pensar tomara mi pierna con fuerza yo no podía mirarlo no podía dejar de ver la ventana estaba congelada, su mano rozándome solo me hacia pensar que mi cuerpo pedía a gritos más. Tomo mi mano y la puso sobre su entre pierna, podía sentir como su verga estaba colocándose dura, mientras mis pantis estaban húmedos ninguno de los dos podíamos decir ni media palabra.
decidió parar de repente en un lugar un poco apartado de todo bajando mi silla por completo y abalanzándose encima mío sin decir nada, los dos sabíamos lo que nuestros cuerpos nos pedían a gritos, bajo su pantalón subiendo mi falda mientras me besaba con pasión.
Yo solo podía gemir de placer al sentir sus manos rozando todo mi cuerpo, sentía su lengua jugando por mi cuello mientras yo apoyaba mis piernas contra el tablero del carro abriéndome y dilatándome completamente, me penetro con ansias podía sentir toda su verga entrar en mi con fuerza mientras sus bolas golpeaban mi vagina yo arañaba su espalda por debajo de la camisa llenándolo de placer.
Como disfrutaba morder su boca y sentir su respiración acelerada mientras me clavaba mas y mas fuerte, yo solo notaba que mis jugos comenzaban a salir por mis piernas mientras el sacaba su verga y me la metía en la boca llenándome de su leche deliciosa yo la saboree comiéndomela toda mientras me ahogaba un poco placenteramente.
Luego bajo a mi vagina limpiándola y saboreando mis jugos con tanto placer que me hacía gritar llenándome de un lívido increíble que bien se sentía al terminar solo pude pensar que, aunque había sido una locura lo disfrute tanto que solo pude agradecer con un beso en la boca – te llevo – me contesto al beso – gracias – dije suavemente nunca lo olvidare vecina – ni yo.

era tarde en la noche cuando llegue a casa estaba buscando mis llaves cuando sentí unas manos rodear mi cintura yo grite pero el me tapo la boca con sus manos

Me dejo en el restaurante al cual llegue con una gran sonrisa tratando de ocultar a mis amigas lo que había ocurrido, pero llegue tan desencajada que no pude de contarles la aventura que había vivido, todas quedaron sorprendidas ya que nunca me habían escuchado tan excitada.
Me había llenado de ganas desde ese encuentro no podía sacarlo de mi cabeza pensando en cada parte de su cuerpo ahora no podría volver a verlo junto a su novia sin sentirme incomoda, era tarde en la noche cuando llegue a casa estaba buscando mis llaves cuando sentí unas manos rodear mi cintura yo grite pero el me tapo la boca con sus manos, me asuste pensando que me iban a robar pero de repente escuche el susurro de su voz diciéndome tranquila vecina soy yo lo siento si la asuste no pude evitar esperarla no la saco de mi mente, yo moría de las ganas de decirle que tampoco dejaba de pensar en el pero recordaba su compromiso y decidí no decir nada.
Suéltame por favor le dije no quiero que nadie nos vea y te pido el favor te olvides de mi solo soy tu vecina y no quiero problemas el me dio la vuelta apretándome contra la pared hablándome a pocos centímetros de su boca. Eres mas que eso y lo sabes me encantas terminare con ella si quieres-no – conteste por favor solo olvídate lo que ocurrió hoy pero no me dejo terminar cuando me beso apasionadamente y yo no me pude resistir me gustaba demasiado trate de soltarme y me escabullí entrando a mi casa pero fue inevitable que nos volviéramos a ver.
Sin saberlo me convertí en su amante y era algo que no podía evitar o no por ahora.

Te gustó?
3 1
1 Comment
  1. Avatar

    Riquisimo relato.Me la puso bien durisimo pensando en ser su vecinito.jajajaja.
    Besos ricos para ud,querida Juli bella.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Reportar problema en este relato.
- No, Gracias

Hola, Te gustaria chatear?

Te esperamos en  nuestro  Chat Latino 




Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar