Inicio » Relato » Lucy – Mujer madura y sexy
Sexo con una mujer madura y sexy

Mi historia con Lucy , una mujer madura y muy sexy

Nunca pense en lo sexy que una mujer madura puede ser pero resulto sucederse que lo descubrí. Todo comenzó después de que dejé mi ex novia, estuve caliente por días enteros, me esclavice a mi verga y  no pudir hacer nada más que masturbarme y follar.
Pero para decir la verdad en los primeros días después de la ruptura, los polvos ocasionales que surgían eran bastante aburridos pero este que les voy a contar ahora fue un sexo increíble con una chica poco convencional

Una tarde, cuando estaba en la oficina, me encontré con una mujer llamada Lucy, una verdadera mujer de cuarenta y seis años llena de pasión cachonda, que a primera vista es bastante difícil de definir,madura, algo rellena y por sobretodo sexy. muy sexy.
Comenzamos a hablar,y en cuestión de minutos, descubrí que su hija estudiaba conmigo ( yo tengo 21 años),al principio eso le abrumaba un poco pero con el tiempo y el conocernos se fue desvaneciendo esa diferencia y al cabo de varios días de cortejo decidimos encontrarnos fuera de la ofician.
Nos encontramos en el la playa,paseamos y charlamos un rato , tomamos un café en unos de los bares de la playa y al levantarnos un ligero roce nos dejo magnetizados y acercados tras caminar un poco mas en la playa me debute, mire sus labios y ya el beso no se hizo esperar.

Su cuerpo cálido y dócil se adapto al contorno del mio era como que se funcionaba dentro de mi cuerpo, jamas había sentido semejante sensación, y ahora al contarlo recuerdo el sabor de sus labios mojados y me vuelvo a excitar. 
Me susurro que su casa qued cerca, que vayamos para ahí y asi lo hicimos.Al llegar a su casa la tome de sus muslos y le pregunté “dónde está la cama”
En cuestión de segundos estaba desnuda, goteando de su jugo hirviendo y mi polla ya quería reventar mi ropa interior.
Una rápida mirada al coño de Lucy y sin decir una palabra metí cuatro dedos,si cuatro de una sola vez, deslizándome por completo en su coño tan ardiente que parecía hubiera estado esperando toda la vida.
Lucy es una mujer divorciada que no ha tenido relaciones sexuales en más de un año, según me confeso mientras gemía de placer al penetrar mis dedos tan abruptamente, todo chorreaba y se contraía dentro de su vagina como intentando devorarme de una vez.
Ella estiro a mano para buscar mi verga  y al sentirla dura y cálida me miro a los ojos y dijo “dámela ahora ” 
Al penetrarla se retorció en la cama de placer, levanté su pierna derecha sobre mi hombro y su pierna izquierda se mantuvo en el aire mientras su talón yacía sobre mi espalda quedando su coño abierto al máximo para dejarme bombear con toda mi potencia.
Sus tetas saltaban para todos lados de a ratos se las atajaba y rogaba que no pare.En mis huevos sentía los borbollonees de sus jugos al salir y el sonido de la penetración hacia a toda la escena como salida de alguna de mis fantasías mas locas. 
Pero la locura real empezó cuando con mis dedos agarre el clítoris de Lucy, lo tenia totalmente erecto y bastante grande y cada vez que lo presionaba se ella lanzaba un grito de placer y dolor y eso me instaba a subir cada vez mas la tenacidad del masaje, si llego a ser muy potente , casi morboso mientras Lucy seguía rogando que no me detenga …

La vagina empapada la posición tan abierta y los movimientos bruscos hacían que mi verga se escapara de vez en cuando de la vagina y en una de esas oportunidades decidí darle un cambio a las cosas , así que sin prepararla y utilizándolos jugos que abundaban, apoye la verga en la entrada de su ano y  antes que alcance a decir algo la penetre , ella intentaba decir algo, pero lo único que le salia de la boca eran gemidos y gritos y al terminar de introducirle todo empezó una serie de combustiones que yo jamas había visto, todo su cuerpo se estremeció, y con los dedos sobre su vagina  sentí como se exprimía todo …
No dure mucho tiempo dentro de su ano a los pocos minutos la llene de esperma y me desplome, dejando a su culo expulsar mi verga al relajarse.
Nos quedamos un rato así tirados en la cama un silencio que dejaba escuchar la respiración lo decía todo al rato me vestí y me fui a mi casa. 

A la mañana siguiente en la cafetería de la oficina nos volvimos a encontrar , la cara de Lucy brillaba, así lo dijo también una compañera al pasar…Nos quedamos unos instantes en la cafetería , esperando estar solos y al estarlo se acerco y me dijo “Eres el primero en 46 años que me rompe el culo, nunca lo permití”….

Seguimos viéndonos ya varios meces una o dos veces por semana creo que esta adicta a la penetración anal, y en la oficina solo seguimos actuando como amigos.  

Si te gusto esta relato con una madura sexy  dejar tu comentario en la casilla de comentarios o en FacebookInstagram y Twitter.

 

Cuéntanos que te pareció
0 0

Dejar un Comentario

Tu direccion de correo no se publicara. Campo obligatorio *

Puedes usar HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


Reportar problema en este relato.
- No, Gracias



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar